jueves, 19 de julio de 2007

Propaganda y ayuda


De nuevo una "caravana'' de Pastores por la Paz llegó al aeropuerto internacional José Martí y fueron recibidos por Caridad Diego, jefa del Departamento de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba (PCC), y Sergio Corrieri, presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).
Con 90 toneladas de ayuda humanitaria, reunidas en Estados Unidos y Canadá, el grupo religioso realiza su décima octava visita la isla. La primera fue en 1992.
Pastores por la Paz es un proyecto de la Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria (IFCO) en Estados Unidos, que preside el reverendo Lucius Walker, quien llegará la próxima semana a La Habana.
Según los religiosos, las autoridades norteamericanas decomisaron 12 computadoras a la caravana al cruzar la frontera con México, para dirigirse al puerto de Tampico, donde entregaron la carga a un buque cubano, antes de emprender el viaje aéreo a la isla.
En 2006 no se registraron incidentes en el viaje, pero en 2005 el Departamento de Comercio confiscó en la frontera 43 cajas de computadoras y equipos para hospitales, devueltas sólo 10 meses después.
Los religiosos recolectan por Estados Unidos y Canadá donaciones de artículos educacionales y médicos para llevar a la isla, incluso ambulancias y ómnibus para transporte escolar.
Las visitas de los Pastores por la Paz cumplen sobre todo una función de propaganda para el régimen de La Habana. La Habana recibe a los activistas religiosos con bombo y platillo y Washington los persigue. Ambos gobiernos han hecho todo lo posible por convertir a una supuesta misión de ayuda humanitaria en una actividad política.
Por supuesto que Pastores por la Paz no despierta las simpatías del exilio. Pero tampoco de la población de la isla. Allí muchos cubanos los ven como un grupo de aliados incondicionales del régimen, que se dejan utilizar por La Habana.
En fecha reciente un lector, residente en México, me comentaba sobre el tema:
''Siempre hacen un show cuando a esa gente le quitan en la frontera cuatro computadoras viejas que ya nadie usan en Estados Unidos y las quieren llevar para Cuba.
Yo mismo he sido víctima en el aeropuerto de la Habana, cuando he tratado de ir a Cuba y pasar con mi pc personal, la cual te la retienen y no te la dejan pasar porque eres cubano, por no hablar de que te dejen entrar una pc nueva para un familiar, un médico o un amigo, por no decir que en Cuba no puedes comprar una pc ni en CUC, tienes que robártela o armarla a pedazos que te hayas llevado de una empresa estatal, y si tienes una pc en casa tienes que tenerla escondida porque te la pueden decomisar el gobierno.
Entonces de que se trata cuando el gobierno americano le retiene unas pc viejas a los pastores por la paz en la frontera con USA, cuestión esta que es por lo demás ilegal, si Cuba por sus aeropuertos no te deja entrar con una pc, estamos hablando de una doble moral que el gobierno aplica a su antojo''.
Creo que una solución sería que a la organización se le permitiera enviar a Cuba la ayuda que recogen, sin decomisos ni problema alguno, incluidas las computadoras.
A partir del 2006, el Departamento del Tesoro está tomando medidas enérgicas con los miembros de esta organización, así como contra la Brigada Venceremos.
Pastores por la Paz siempre ha mantenido una dualidad, entre la propaganda política y el desempeño de una labor humanitaria. Al manifestar su oposición al embargo y a las prohibiciones de los viajes a la isla, no han encontrado una vía mejor de expresar su inconformidad que hacerle el juego al régimen cubano. Aunque eso le gana aplausos en La Habana, limita su papel y le pone una etiqueta a su labor caritativa.
La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), la rama del Departamento del Tesoro que pone en vigor las sanciones norteamericanas contra Cuba, envió el pasado año cartas a unos 200 viajeros de ambos grupos, pidiéndoles que provean información sobre sus últimos viajes. Las cartas son el primer paso en un proceso que podría conducir a multas de unos $7,500 por viajero.
Pastores por la Paz siempre ha mantenido una dualidad, entre la propaganda política y el desempeño de una labor humanitaria. Al manifestar su oposición al embargo y a las prohibiciones de los viajes a la isla, no han encontrado una vía mejor de expresar su inconformidad que hacerle el juego al régimen cubano. Aunque eso le gana aplausos en La Habana, limita su papel y le pone una etiqueta a su labor caritativa.
Fotografía superior: el presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos
(ICAP), Sergio Corrieri (izquierda), y la jefa de la Oficina de Asuntos religiosos del Partido Comunista de Cuba, Caridad Diego (derecha, frente), reciben hoy, 19 de julio de 2007, en La Habana, a Helen Berteins (derecha), integrante de la XVIII Caravana de la Amistad, convocada por el grupo religioso estadounidense Pastores por la Paz. (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía izquierda: el presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Sergio Corrieri (izquierda), recibe hoy, 19 de julio de 2007, en La Habana, al reverendo Tom Smith (centro) y a Helen Berteins (derecha), integrantes de la XVIII Caravana de la Amistad, convocada por el grupo religioso estadounidense Pastores por la Paz. El grupo religioso trae a Cuba 90 toneladas de ayuda humanitaria (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía derecha: integrantes de la XVIII Caravana de la Amistad, convocada por el grupo religioso estadounidense Pastores por la Paz, llegan hoy, 19 de julio de 2007, a La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...