sábado, 18 de agosto de 2007

Esperando la noticia


Durante varias horas del viernes, el rumor de la muerte del gobernante cubano Fidel Castro tomó fuerza. Incluso se habló de que la congresista Ileana Ros-Lehtinen se encontraba en la emisora Radio Martí, para dar la noticia.
Como la confirmación de cualquier información al respecto sólo puede venir de Cuba, no entiendo mucho eso de una legisladora norteamericana convertida en portavoz del régimen de La Habana. En realidad, Ros-Lehtinen había llegado a Miami luego de un viaje de dos días a Afganistán.
Aunque se trataba de un rumor más, las estaciones de televisión locales se movilizaron ante un supuesto ''inminente anuncio importante desde La Habana'', según informó la agencia Efe.
Varias unidades móviles de las cadenas locales se situaron frente al popular restaurante Versailles.
Primero se fijó la hora de las seis y media de la tarde como el momento en que la televisión cubana realizaría el anuncio. Incluso un asistente de la congresista alertó al respecto. Llegó la tarde, y luego la noche, pero el cadáver, ay, siguió muriendo.
Fotografías: exiliados aguardan por la noticia de la muerte de Castro (John Riley/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...