lunes, 24 de septiembre de 2007

El Che en Ecuador


El periodista Héctor Velasco, de la AFP, escribió una crónica sobre el paso de Ernesto Che Guevara por Ecuador, en que cita el testimonio de Policarpo Aviles, quien rememora, el fugaz paso del futuro guerrillero por el puerto de Guayaquil (suroeste de Ecuador) en 1953, dos años antes de unirse en México al grupo que planeaba la Revolución Cubana.
''Era un hombre que no llamaba la atención, a no ser porque siempre se le veía leyendo o saliendo de la casa con un libro bajo el brazo'', dijo Aviles, de 78 años, a la AFP.
Guevara habitó por dos meses en una casa -ya demolida- del barrio Las Peñas, al final del malecón del puerto ecuatoriano. En el lugar se alza actualmente un balcón con las réplicas de tres cañones. Los turistas que llegan al lugar ignoran que el Che estuvo en Guayaquil, justo debajo de donde ahora posan para fotografiarse.
El guerrillero argentino-cubano se hospedó en la vivienda de los Gómez Lince ayudado por un guardia que la alquilaba para encuentros sexuales a escondidas de los dueños, según Aviles.
''De balcones rojos, la casa tenía mala reputación. De allí salía Guevara con los libros bajo el brazo, casi sin saludar'', agregó mostrando las imágenes a blanco y negro que guarda en un escaparate, continúa Velasco en su crónica, citando el testimonio de Aviles.
''Una sola vez se me acercó para preguntarme si era del barrio. Recuerdo que se presentó como Ernesto, un turista argentino. Nunca lo conocí. Era un hombre de pocas expresiones'', señaló Aviles, comerciante jubilado quien asegura que la leyenda del Che le es indiferente.
Durante su paso por el puerto, Guevara entró en contacto con comunistas ecuatorianos y de allí salió hacia Centroamérica en un barco de la multinacional estadounidense United Fruid Company, según el historiador ecuatoriano Patricio Icaza.
Poco después de la partida de Guevara, la casa de la esquina de Las Peñas fue demolida. Aviles recordó que junto con varios de los vecinos echaron abajo la construcción con cables atados a un vehículo.
''Era una casa vetusta que desprestigiaba al barrio. Las parejas la utilizaban por horas hasta que los dueños se enteraron de lo que hacía el guardia y lo echaron. Nunca más volvió a ser habitada. Con la ayuda de varios amigos, la echamos abajo. Nadie reclamó después'', sostuvo.
A unos 800 metros del sitio, los retratos del Che adornan por montones los caballetes de dibujantes callejeros. ''Es la imagen que más se vende. Por cada retrato de Jesucristo vendo 30 del Che. Ya puedo dibujarlo de memoria'', declaró a la AFP Luis Figueroa, uno de los artistas del renovado malecón guayaquileño.
Fotografía: una estudiante de la Universidad Nacional de San Salvador junto a una imagen del Che (José Cabezas/AFP/Getty Images).
Fotografía izquierda: Fidel Castro conversando con Ernesto Che Guevara en la Sierra Maestra, en esta imagen del 8 de octubre de 1957 (FILES/AFP/Getty Images).
Fotografía derecha: Abel Gomez Goitia repara su automóvil estacionado junto a una imagen de Ernesto Che Guevara en La Habana Vieja, 28 de julio de 2007 (Rodrigo Abd/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...