martes, 11 de septiembre de 2007

Granma y los blogs de El Nuevo Herald

"En el panorama enrarecido de la política de Miami, estos diarios electrónicos pretenden presentarse como moderados. Pero entre ellos hay redactores de los que, se demostró, recibían pagos del gobierno. Realizan una labor sistemática de tanteo de límites, para saber cuánto consenso hay entre sus lectores, en Miami y el mundo, sobre temas como la vigencia o no de José Martí, la excelencia o no de la música cubana, la importancia o no del Che, la relevancia de Silvio Rodríguez, la intransigencia de Maceo, la magnitud de la Protesta de Baraguá. Hacen una relectura de las certezas que comparten los cubanos del archipiélago, con la intención de demoler las bases de nuestra cultura. Es la función que cumplen. Para eso aparentan reconocer pequeños méritos de Cuba revolucionaria, tan obvios que no los pueden negar, pero se percibe su rechazo a la forma en que estamos organizados. No suelen criticar a organizaciones del exilio que tienen una actitud anticubana o inmoral, como la llamada Fundación Nacional Cubano Americana. No se enfrentan al sistema, a lo más profundo, que es el contubernio de ese exilio apátrida con el imperialismo norteamericano. Por lo tanto, están descalificados como objetivos o moderados". (Elíades Acosta, en Granma).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...