martes, 11 de septiembre de 2007

La extradición de Vesco


El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, dice que La Habana devolverá a Robert Vesco una vez éste cumpla su sentencia en la isla. Vesco fue condenado a 13 años, por delitos cometidos en suelo cubano, en 1996.
En una entrevista concedida al periodista Edmundo García, Alarcón plantea la posibilidad de que Vesco sea extraditado a Costa Rica, país desde el cual el ex financiero prófugo de la justicia norteamericana llegó a Cuba, de acuerdo al procedimiento establecido por las leyes cubanas.
Los esfuerzos estadounidense para que Cuba devuelva a más de 70 prófugos no son nuevos. En septiembre del 2002 The Washington Post publicó una información de que el presidente George W. Bush estaba presionando a La Habana para que entreguera a los fugitivos.
Posteriormente esos intentos parecían haber sido abandonados. Especialmente luego que el Departamento de Estado incluyó a Cuba entre los países que apoyan el terrorismo.
Ahora la entrega de fugitivos, por parte del gobierno cubano, ha pasado a ser no una aspiración sino una realidad.
A finales de abril este año, Joseph Adjmi apareció ayer en Miami, delgado, con cadenas y esposado. Hacía más de cuatro décadas que Adjmi había sido condenado en Tampa por cargos de fraude postal., pero desapareció antes de entregarse para comenzar su condena de 10 años en la penitenciaría federal.
Adjmi, con 70 años y aparentemente enfermo, llegó a esta ciudad para unirse a una corta lista de fugitivos devueltos por el gobierno cubano. Fue la segunda devolución de un fugitivo desde que el hermano del gobernante Fidel Castro, Raúl, tomó temporalmente control del gobierno en La Habana después de la cirugía intestinal del mandatario. El primero fue David Ray Franklin, que supuestamente robó un avión en Maratón y voló a Cuba con su hijo el año pasado. Regresó el 27 de octubre.
Desde hace más de 30 años el gobierno y el Congreso vienen pidiendo la extradición de varios delincuentes.
Son las circunstancias actuales las que han cambiado.
Durante mucho tiempo, los funcionarios cubanos se expresaron en favor de un intercambio de fugitivos de ambos países. En este sentido, los nombres de Orlando Bosch y LUis Posada Carriles siempre salían a relucir.
Ahora Cuba parece dispuesta a transitar solitaria el camino de las extradiciones. Al menos por el momento.
La Habana no parece dispuesta a devolver a todos los prófugos. Joanne Chesimard, alias Assata Shakur, quien escapó a Cuba en 1979, acusada de asesinar un policía de carreteras que detuvo su automóvil en una verificación de rutina, seguirá a salvo en la isla. El mismo Fidel Castro defendió a Shakur en el 2005, acusando a Washington de presentarla ''como una terrorista, algo que fue una injusticia, una infame mentira''.
Pero terminaron los tiempos en que las decenas de fugitivos que huyeron a la isla tras cometer delitos en Estados Unidos pueden descansar tranquilos. Sus días bajo el sol están contados.
La entrevista con Ricardo Alarcón se escuchará mañana miércoles en el programa La Noche se Mueve.
Fotografía: el fugitivo norteamericano Robert Vesco, al centro, arriba a la corte en La Habanam, en esta foto del 2 de agosto de 1996 (José Goitía/Canadian Press).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...