jueves, 13 de septiembre de 2007

La santería como atracción turística


La santería cubana se ha sumado a las atracciones que brinda la industria turística cubana, bajo la sombrilla del ecoturismo.
Buen ejemplo de ello se halla en Trinidad, de acuerdo a la agencia Efe, donde los santeros reciben en sus casas-templo a los turistas para explicar el origen de la santería, vinculado a la naturaleza, y los guías del paisaje natural de Topes de Collantes explican a los visitantes cómo la flora de este área natural puede ayudar al remedio de enfermedades.
Setenta jóvenes universitarios españoles participan en la Expedición Tahina-Can Bancaja, cuya presente edición tiene lugar estos días en Cuba.
Los estudiantes, en su mayoría alumnos de periodismo, fueron recibidos por el responsable de la casa-templo de Santería "Yemayá'', el santero Israel Bravo.
Según la agencia de noticias española, una muñeca negra vestida de novia, con collar de perlas y sentada en una mecedora, es la primera imagen que cualquier turista observa nada más adentrarse en esta casa-templo, donde la divinidad objeto de culto es Yemayá, la diosa de las aguas y del poder de la vida, identificada como la Virgen de Regla.
Rocas, conchas, una estrella de mar, cinco velas y un cesto de frutas están expuestos a sus pies.
En otro punto de la vivienda, un altar muestra unas ''piedras sagradas'' de color oscuro que, según Bravo, proceden de Nigeria y que sirven de oráculos para invocar a las deidades (orishas).
Sin embargo, una cruz y una imagen de Jesucristo presiden este altar.
''La identidad católica no se pierde por hacer uso de la santería'', indicó Bravo, quien agregó que ''esto no es vudú''.
Sostuvo que el origen de la santería reside en la naturaleza, ''en el agua, la tierra y el fuego''. ''A quien conserva la naturaleza, ésta le regala sus beneficios y atiende sus peticiones'', agregó.
Por otra parte, Bravo sabe los límites que tiene su divulgación de la santería con el apoyo del Estado. Preguntado por los jóvenes si la santería sustituye a la medicina, el santero rechazó esta idea al afirmar que ''hacer curaciones no es óbice para no acudir al médico''.
La Expedición Tahina-Can Bancaja, que cuenta con la participación del Gabinete de Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), pretende fomentar el interés de la comunidad universitaria por la cultura y las costumbres latinoamericanas.
Fotografía: un grupo de religiosos participando en un toque de tambor en Guanabacoa, La Habana, en esta foto de archivo del 22 de junio de 2007 (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...