sábado, 8 de septiembre de 2007

''Cuba sí, yankis también''


Silvio Rodríguez, recién nominado a los Premios Grammy Latinos-2007, dijo desear que pronto se pueda proclamar ''Cuba sí, yankis también'', en una entrevista divulgada el viernes y en la que confió que los galardones le asustan.
''Hace unos pocos meses estuvimos invitados a hacer algunos conciertos en Puerto Rico, entre ellos dos en la Universidad de San Juan. Después íbamos a tocar en algunas ciudades de la costa este, pero no nos concedieron las visas'', señaló Rodríguez, en la entrevista publicada por el portal digital Cuba Sí.
"Aún así, cada vez que en los conciertos alguien grite 'Cuba sí y yankis no', invariablemente seguiré deseando que cuanto antes podamos decir 'Cuba sí, yankis también''', agregó Rodríguez, expresando su deseo de que las relaciones entre los dos países, que atraviesan su peor momento, mejoren algún día, dice Silvio en la entrevista, de la que se hace eco la Agence France Presse.
Silvio, de 60 años, subrayó que "Estados Unidos es un país culturalmente de una universalidad admirable'', pero "ese gobierno no soporta a quienes se atreven a no pensar como ellos''.
"Así que estamos pagando por nuestra vocación soberana y por la proximidad territorial'', apuntó.
En la entrevista, el cantautor reiteró que su primer libro de lectura fue La Edad de Oro, de José Martí, "pero paralelamente leía comics de Harold Foster y Will Eisner, veía películas de Disney y Alfred Hichtcok, leía a Jack London y a Edgar Allan Poe. En la sustancia de mis huesos está la trova y el cinquillo cubanos, mamados de mi familia y de mi pueblo, pero también subyace toda la música norteamericana que he escuchado y admirado desde que era niño''.
El cantautor fue nominado a los Grammy Latinos en la categoría de Mejor Album Cantautor con Erase que se era, que lanzó en 2006 con 25 temas compuestos entre 1968 y 1970, entre los que figuran Fusil contra fusil, Oda a mi generación y Una Mujer.
Consultado por su nominación, destacó que ''hay muchos artistas valiosos que jamás han recibido una nominación para estos u otros premios, considerados importantes'' y ‘‘eso quiere decir que estos eventos ayudan a situar a los músicos en el candelero,
pero no garantizan la más profunda trascendencia''.
"Por naturaleza siempre he sido muy inconforme con lo que hago, así que conmigo los laureles han jugado el papel de darme sustos'', añadió Rodríguez, tras subrayar que ‘‘la música se ha ido convirtiendo cada vez más en un comercio y los mercados consideraron necesario marcar sus territorios''.
Fotografía superior: automóvil norteamericano de la década de 50 transita por las calles habaneras (Victor R. Caivano/AP).
Fotografía izquierda: niños caminan hacia sus viviendas luego de terminar el día en las escuelas (Victor R. Caivano/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...