martes, 18 de septiembre de 2007

Una buena noticia


Creo que la mejor noticia que he leído hoy es la publicación en España de la novela Vida y Destino, de Vasili Grossman. El hecho de que aparezca bajo el sello de Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores es además signo de calidad.
Aunque tengo la edición en inglés de esta obra, siempre he querido leerla en español. Creo que Vida y Destino, uno de los mejores estudios sobre el totalitarismo en el terreno de la ficción, si no el mejor, merece esta traducción directa del ruso y todo cubano también merece, en caso de no saber ruso, poder leer el libro en español. Por aquello de las afinidades, que no son idiomáticas pero sí son políticas.
Grossman, escritor y periodista, no vivió todos los estados posibles que brindaba la relación entre el intelectual y el régimen de Stalin, aunque padeció algunos. De periodista y escritor integrado al sistema, pasó a la disidencia y el ostracismo. En su caso específico, la KCG decidió no llevarlo a la cárcel: se limitó a ''secuestrar'' su novela. Lo hizo con tal celo y perfección, que no quedó atrás ni un pedazo de página de un borrador de la voluminosa obra. Ni siquiera la cinta de la máquina de escribir escapó al demostrado profesionalismo del cuerpo represivo. El escritor nunca llevó a ver editada Vida y Destino, su obra cumbre, que se salvó debido a que había entregado una copia a un amigo.
En los años ochenta el libro se publicó fuera de la ex Unión Soviética. En España la editorial Seix Barral sacó una edición, que no contiene el texto íntegro y que está traducida del francés, pero que he querido poseer desde hace años. Agotada desde hace mucho tiempo, sólo conozco a un hombre feliz propietario de libro tan patético: Carlos Espinosa.
Grossman, que era judío, es también el autor de El Libro Negro del Pueblo Judío Ruso, junto con Ilya Ehrenburg. Otra obra que espera por su traducción al español.
Fotografía: niños caminan por el Malecón habanero (Víctor R. Caivano/AP)

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...