miércoles, 24 de octubre de 2007

Con las armas de Hemingway


Fidel Castro hizo prácticas de tiro mientras preparaba el fallido asalto al Cuartel Moncada, de Santiago de Cuba, en 1953, con armas del escritor estadounidense Ernest Hemingway (1899-1961), de acuerdo a un cable de la agencia Efe.
Al menos así lo asegura Fernando Silvano Núñez, ayudante de caza del Nobel estadounidense, que declaró al diario Juventud Rebelde que aquel año en el Club de Cazadores de El Cerro, en La Habana ''practicaron tiro distintos jóvenes, sin saber que lo hacían con las escopetas de 'Papa' (Hemignway)''.
''Yo se las prestaba, pero no sabía en ese tiempo que se preparaban para los históricos asaltos de Santiago y Bayamo. Entre ellos estuvieron Fidel, Abel Santamaría, Pedro Miret, Oscar Alcalde y otros'', indicó, en una entrevista que hoy publica el rotativo.
Silvano, de 75 años, señaló que "las prácticas eran de lunes a viernes'' y que ''Fidel tiraba con cualquier escopeta''.
''Pero yo le daba a él la preferida de Hemingway, la que él llamaba 'la yegua', una calibre doce de dos cañones que era un trueno'', continuó.
El escritor, relató Silvano, le había confiado la llave del depósito donde guardaba las armas en el club y le había dado permiso para prestarlas a otras personas si lo consideraba oportuno, siempre y cuando no supieran que eran del literato.
El ''niño-perro'', como él mismo se denomina, al explicar que su trabajo consistía en ir a buscar las piezas que cazaba el autor de El viejo y el mar, recordó que un día, mientras practicaban, llegó el jefe del Servicio de Inteligencia Militar, Blanco Rico, y preguntó a los jóvenes de dónde eran y qué estaban ideando.
''No se me olvida que Fidel le dijo: Estamos practicando porque tenemos que hacer una cacería de torcazas'', apuntó.
Fidel Castro encabezó el 26 de julio de 1953 el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en las ciudades de Santiago de Cuba y Bayamo respectivamente, en su primera acción armada contra el dictador Fulgencio Batista, que marcó el inicio del proceso que concluyó en enero de 1959 con el triunfo de la revolución y su ascenso al poder.
Silvano señaló que Hemingway era un ''tremendo cazador'' y comentó anécdotas como que cuando iba al club de caza daba propina por cada pieza que se le escapaba para asegurarse de que le daban los mejores pichones.
Entre 1928 y 1961, Hemingway vivió largas temporadas en Cuba, donde compró una casa en el municipio habanero de San Francisco de Paula en 1940, llamada Finca Vigía, donada a su muerte al Estado cubano, convertida en casa-museo del escritor y remozada recientemente.
Allí el autor trabajó en varias obras, entre ellas la novela El viejo y el mar, con la que ganó el premio Pulitzer en 1953, un año antes de obtener el Nobel de Literatura, y la casa conserva unos 22,000 objetos personales y documentos que le pertenecieron.
Fotografía superior: imagen de archivo (24/05/05) de la biblioteca del fallecido escritor norteamericano Ernest Hemingway, en su casa de Finca Vigía, en La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía izquierda: un mal día de pesca para Ernest Hemingway, cuando no logró capturar nada, y excelente para el entonces primer ministro cubano, Fidel Castro, quien pescó cinco peces que alcanzaron las 286 libras. Pero ahora todo es sonrisas entre ambos, tras ganar Castro el campeonato individual en el Torneo Anual Hemingway, el 15 de mayo de 1960 (stringer/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...