domingo, 18 de noviembre de 2007

Franco en Miami


El gobierno socialista español ha establecido la despolitización de El Valle de los Caídos, mausoleo franquista situado a unos 60 kilómetros de Madrid, y la prohibición de las manifestaciones en memoria de Franco y de su mentor ideológico, José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange.
No creo que sea una medida adecuada ni efectiva. Por muchas prohibiciones que se establezcan, El Valle de los Caídos seguirá siendo un símbolo franquista, por lo menos durante un tiempo. Creo que en estos casos es mejor dejar que transcurran décadas, para que los monumentos terminen por definirse por su valor histórico y estético.
Por otra parte, la prohibición de los actos de los franquistas me parece una restricción de la libre expresión, aunque no tenga simpatía alguna con esa ideología.
Al leer la información recordé que hace años me contaron que lo primero que hizo al llegar a Madrid Orlando Gutiérrez, el Secretario Nacional del Directorio Democrático Cubano, sin quitarse ''el polvo del camino'' ni dejar las maletas en el hotel, fue a visitar la tumba de Franco y Primo de Rivera, y rendir homenaje a ambas figuras.
Espero que Gutiérrez y su esposa, Janisset Rivero-Gutiérrez, Secretaria Nacional Adjunta de la institución, puedan seguir acudiéndo a El Valle de los Caídos y expresando su fervor falangista, sin temor a cualquier molestia.
Fotografía: ultraderechistas y simpatizantes del general Francisco Franco hacen el saludo fascista en El Valle de los Caídos, el domingo 18 de noviembre del 2007 (Juan Carlos Hidalgo/AP/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...