martes, 20 de noviembre de 2007

Gondolero anticastrista


Me entero por el programa del periodista Edmundo García, La Noche se Mueve, que Frank Calzón ha llevado su lucha anticastrista a Venecia.
Según lo expresado en La Noche se Mueve, el infatigable activista llamó al programa de Ninoska Pérez Castellón desde la famosa ciudad italiana. Imagino lo difícil del combate, contra los personeros del régimen de La Habana, mientras se contempla desde una ventana la vista de la ciudad. Me limito a dar cuenta de la hazaña, retrocedo por temor de ser acusado de envidioso, reconozco lo arriesgado de la empresa. Calzón es nuestra esperanza, el portavoz del exilio de Miami, el sacrificio llevado a sus últimas consecuencias. Una luz, un gondolero del futuro, un suspiro de libertad.
Fotografía: turista pasean en góndola por las aguas del Gran Canal veneciano, en esta foto de archivo de 1990 (Francisco Moreno/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...