martes, 27 de noviembre de 2007

Sin cuidado adecuado disidente preso


Recibo una información de que el prionero político cubano Fabio Prieto Llorente se encuentra sin asistencia médica.
Prieto es uno de los 75 disidentes cubanos condenados a penas de hasta 28 años en la primavera del 2003. Aún permanecen en prisión 59 de estos opositores pacíficos. Se calcula que al menos unos 30 presentan serios problemas médicos. Hasta el momento el régimen de La Habana ha concedido licencias extrapenales, por razones de salud, a 16 de los opositores pacíficos. Si se mantiene ese ritmo, serán necesarios más de 25 años para que sean liberados todos. No hay muchas posibilidades para Prieto Llorente, de 43 años: cumplir la condena, tener la suerte de ser liberado antes o morirse. Puede decirse que las esperanzas son casi nulas. Cuando al fin logre salir de la cárcel, probablemente será un anciano enfermo.
A continación, el mensaje recibido sobre el estado de salud de Prieto Llorente:

El Prisionero de Conciencia Fabio Prieto Llorente se encuentra sin asistencia médica adecuada en la Prisión "El Guayabo'' de Isla de Pinos, según refirió Prieto Llorente este 2 de Octubre, vía telefónica, esta padeciendo de una otitis o folículo, con fuertes dolores, pero los doctores no se ponen de acuerdo en el diagnostico, dice que se encuentra así desde hace más de 20 días, que se está envolviendo el oído con pedazos de nylon, para que no le caiga agua, porque en la prisión no hay algodón, expreso que desde hace 5 días la doctora no viene a verlo, por otra parte continua con los dolores en la espalda, porque tiene que dormir sobre un frío banco de cemento, sobre el cual extiende una colchoneta extremadamente fina, por lo que parte de la noche tiene que dormir de lado o boca bajo.
Agrava la situación las condiciones infrahumanas en que lo mantienen en una pequeña celda semi tapiada donde los médicos y enfermeras cuando pasan por allí, no abren ni la reja, tampoco le llevan a la enfermería porque dicen los militares que esto es coger un aire, tampoco hay agua en la prisión y la traen una vez cada 24 horas, y solo dan dos cubetas, unos 40 litros para todas las necesidades, la falta de higiene hace que la peste a excremento inunde el estrecho calabozo y se llene de ratas, hormigas y cucarachas. Agrego que en las últimas semanas, las autoridades penitenciarias han reducido la magra ración de comida, eliminando las viandas, púes muchos oficiales se las llevan para sus casas para sus cerdos.
Nota: En la Prisión ''El Guayabo'' de Isla de Pinos, ponen los Mandantes o Consejos a servir la comida, en los destacamentos, para que le reduzcan la ración a los reos, y llevárselas los militares a sus casas, con el fin de engordar sus cerdos, un guardia, dijo, que el más corrupto de toda la prisión es el propio jefe de la prisión. Numerosos reclusos que están condenados por delitos menores, y que tienen alta sanción tienen que trabajar gratuitamente, desde que amanece hasta el anochecer, tienen que chapear, y a la mayoría de ellos no les pagan, también a los presos que laboran en las áreas verdes de la prisión y los que limpian dentro de la prisión no les pagan tampoco. En ese centro penitenciario del "Guayabo'' hay más de 400 presos, no hay agua la tienen que traer, muchas hormigas (santanillas), mosquitos.
Fotografía: una mujer observa dos de las fotografías de la exposición "27 capitales de la Unión Europea'' inaugurada el 22 de noviembre de 2007, en el muro del Castillo de la Real Fuerza, en La Habana Vieja (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...