jueves, 6 de diciembre de 2007

Autoridades cubanas piden disculpas


El arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García Ibáñez, afirmó hoy que las autoridades cubanas se disculparon y lamentaron el incidente registrado el martes en esa ciudad, cuando policías entraron en el predio de una iglesia para reprimir y detener a varios opositores.
''(Las autoridades) se lamentaron de cómo se desarrollaron los hechos, pidieron disculpas, lamentando que acontecimientos como esos se debían evitar y no debían ocurrir'', dijo el arzobispo a Efe en declaraciones telefónicas.
La Iglesia Católica y autoridades de la isla conversaron hoy sobre el incidente, ocurrido en los predios de la iglesia de Santa Teresita.
Monseñor García subrayó que la reunión fue ''fructífera'' y señaló que explicaron que ''en el momento de la situación, el descontrol, hubo poco tacto, poco tino, a la hora de hacer las cosas''.
Los hechos ocurrieron el martes, luego de que unos 25 disidentes vestidos de negro marcharon por calles de Santiago de Cuba, 900 km al sureste de La Habana, y se dirigieron al templo Santa Teresita, en cuyo salón parroquial fueron detenidos más de 20, que ya quedaron en libertad, según una ilegal comisión de derechos humanos.
''Creo que estas cosas hay que evaluarlas siempre de una manera dinámica, en el sentido de mirando hacia el futuro y evitar que situaciones como éstas pasen. A nadie le conviene que esto pase y nadie quiere que esto pase'', comentó el prelado.
Monseñor García precisó que en la reunión participaron un funcionario de la Oficina de Asuntos Religiosos de la provincia y un miembro del Departamento Ideológico, y dijo haber quedado satisfecho con las excusas.
''Uno de los puntos que dije es que este hecho que es lamentable, pues sin embargo contribuyó a que conversáramos este aspecto que tiene que ver tanto no solamente con la vida de la Iglesia sino con toda la vida de la sociedad'', precisó el arzobispo de Santiago de Cuba.
Según el arzobispo, los agentes de la policía detuvieron el martes a cinco personas dentro del terreno de la parroquia y a otras seis en la calle, cifra que la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos (CCDHRN) elevó a más de veinte.
La organización denunció este miércoles que los opositores, que fueron hasta la iglesia para que el párroco mencionara en la misa la situación del disidente preso Gerardo Sánchez Ortega, ''fueron atacados'' por agentes de la seguridad del Estado que ''profanaron'' el templo y agredieron a los disidentes.
El arzobispo, que puntualizó que los incidentes se produjeron en los predios de la iglesia y no en el templo, indicó que ''es la primera vez que ocurre un acontecimiento de esta naturaleza'' y que los once detenidos, entre ellos dos mujeres, están ya en libertad.
Explicó que ha conversado sobre el suceso con la jefa del Departamento de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista, Caridad Diego, y que esta mañana coordinó un encuentro con representantes del Partido Comunista en la provincia de Santiago de Cuba.
''Evaluamos los hechos, pidieron disculpas de la situación en cuanto tenía que ver con las autoridades'', señaló monseñor García, quien lleva siete meses al frente del Arzobispado de Santiago de Cuba, segunda ciudad en importancia de la isla.
''Lo vi positivo (el encuentro) porque se aclararon situaciones que se presentaron'', agregó.
Recalcó que a este incidente "no le vamos a dar un signo ni negativo ni positivo, lo importante es el futuro y qué lecciones se sacan de un acontecimiento indeseable''.
''Los acontecimientos pueden ser malos o buenos'', dijo, al valorar que puedan servir ''para mejorar el nivel de comprensión y hablar del bien común, en busca de la tranquilidad y la paz''.
La CCDHRN acusó hoy al Gobierno de la isla de llevar a cabo una campaña de ''represión política preventiva'' para desalentar las actividades que se puedan convocar de cara al próximo 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.
Las relaciones entre la Iglesia y el Estado en Cuba, que han atravesado por momentos de altibajos a lo largo de los últimos 48 años, pasan en por una etapa de distensión desde la histórica visita realizada a la isla por el extinto papa Juan Pablo II en enero de 1998.
Fotografía superior: los altos jerarcas de la Iglesia Católica cubana asisten el 13 de julio de 2007 a la misa con motivo de la XXXI Asamblea Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en La Habana (Stringer/EFE).
Fotografía izquierda: el disidente cubano Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, en conferencia de prensa, hoy 06 de diciembre de 2007, en su casa donde denunció el endurecimiento de la política contra los disidentes en Cuba (Stringer/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...