martes, 11 de diciembre de 2007

Debate sobre el embargo


El militar cubanoestadounidense Carlos Lazo que sirvió dos veces en Irak, llamó este martes al Congreso a levantar las restricciones a los viajes a Cuba, tras lamentar no haber podido visitar dos veces a su familia en una audiencia en la que partidarios y adversarios del embargo olvieron a enfrentarse, informó la agencia AFP.
''Estas restricciones son crueles, inhumanas, irracionales e injustas'', se quejó Lazo ante el Comité de Finanzas del Senado, en referencia a las restricciones impuestas en 2004 a los viajes de cubanoestadounidenses a la isla por el presidente George W. Bush.
''Por encima de todo, las reglas que impiden que las familias se visiten, se ayuden y se amen no son estadounidenses. Pero ustedes tienen el poder de anularlas'', añadió el veterano, radicado en Seattle, al dirigirse directamente a los congresistas.
El militar, que llegó en una balsa a Estados Unidos en 1991, contó cómo las autoridades le prohibieron ir a visitar a sus dos niños que se habían quedado en Cuba, una primera vez tras regresar de Irak al entrar en vigencia las nuevas restricciones y una segunda vez un año más tarde tras regresar otra vez de la guerra.
''Ni siquiera el hecho de que uno de mis niños estaba gravemente enfermo en un hospital ha sido considerado una buena razón por nuestro gobierno para dejarme viajar a Cuba unas pocas horas'', deploró el veterano, que precisó haber logrado después que sus hijos pudieran vivir con él en Seattle.
''Formo parte de una minoría afortunada'', confesó. ''La mayoría de las familias cubanoestadounidenses no gozan de este privilegio y no pueden visitar a sus abuelos, su padre o su madre si viven en Cuba'', añadió, en una audiencia dedicada precisamente a dichas restricciones y al comercio
con Cuba.
Como suele ser habitual, partidarios y adversarios del embargo, aplicado desde 1962 por Estados Unidos, volvieron a discrepar sobre la política cubana de Washington.
El coronel Lawrence Wilkeson, ex jefe de gabinete del secretario de Estado Colin Powell, dijo que ''durante casi medio siglo, la política de Estados Unidos hacia Cuba ha fracasado miserablemente''.
Por su parte, Jaime Suchlicki, profesor de la Universidad de Miami, llamó al Congreso a ''mantener el embargo hasta que haya en Cuba un régimen que quiera ofrecer concesiones irreversibles en áreas de derechos humanos, democratización y economía de mercado''.
Al mismo tiempo, la agencia Efe informó que líderes del Senado de Estados Unidos reafirmaron hoy su apoyo a una medida que flexibilizaría las exportaciones de fármacos y productos agrícolas a Cuba, como un gesto humanitario para propiciar un cambio en la isla.
Durante una audiencia del Comité de Finanzas del Senado, los senadores se pronunciaron a favor de un proyecto de ley que aumentaría la venta de medicinas y productos agrícolas a Cuba.
El presidente del Comité, el demócrata Max Baucus, se quejó de que la política del Gobierno de Estados Unidos vive anclada en el pasado y ''no tiene ningún sentido ni para los cubanos ni para los estadounidenses'', además de que "socava la competitividad económica de EEUU''.
''Es hora de que nos replanteemos la política hacia Cuba y dirigirla hacia las realidades y oportunidades de hoy en día'', apuntó Baucus, que desde 2005 intenta lograr la flexibilización del comercio con la isla.
Baucus se refirió a la decisión del Gobierno de Washington, en 2005, de endurecer la venta de fármacos y productos agrícolas a la isla, al exigir que Cuba pague al contado antes de que los cargamentos zarpen de puertos estadounidenses.
El proyecto de ley que Baucus y otros miembros del Comité presentaron a principios de este año pretende flexibilizar el comercio con Cuba y las restricciones de viaje a la isla.
El senador Charles Grassley, el republicano de mayor rango en el Comité, está a favor del levantamiento de las restricciones, porque considera que eso tiene ''un propósito humanitario importante''.
''El sistema agrícola socialista de Cuba es deficiente y las exportaciones agrícolas de EEUU ofrecen al pueblo cubano la nutrición que necesitan'', indicó.
Aunque apoya el envío de fármacos y equipos médicos, Grassley se mostró escéptico sobre una ampliación de la relación comercial actual hasta que sea vea ''una reforma democrática significativa en Cuba''.
Dave McClure, presidente de la Federación Agrícola de Montana, viajó a Cuba la semana pasada junto con otros siete rancheros y agricultores, y hoy reafirmó el apoyo de líderes de su sector para normalizar las relaciones comerciales con la isla.
''Creemos que todos los productos agrícolas deben estar exentos de embargo y sanciones unilaterales, excepto cuando se trate de un conflicto armado. Los alimentos no deben utilizarse como un arma'', enfatizó.
Por su parte, Wilkerson también señaló que otros países ya han tomado posiciones para aprovechar los cambios que se produzcan en la isla.
Con la ayuda de capitales europeos, Cuba ha logrado realizar transacciones estratégicas, incluyendo la importación de productos estadounidenses y la expansión de su industria de níquel, observó.
España, que lidera a los países europeos en inversiones en Cuba, es un buen ejemplo del beneficio de la inversión extranjera en la isla.
Las instituciones financieras de ese país conforman casi el 40 por ciento de las empresas conjuntas en la isla y también son la fuente principal del capital privado en Cuba, agregó.
Sin embargo, Frank Calzón, director ejecutivo del Centro para una Cuba Libre, un centro que promueve los derechos humanos, insistió en que el Gobierno cubano apoya el terrorismo y coopera con grupos violentos antiestadounidenses y eso, a su juicio, no debe pasarse por alto.
''Esta no es la hora de mimar a la dictadura cubana'', porque facilitar el comercio con Cuba es fortalecer al régimen de la isla, subrayó Calzón.
Las afirmaciones de Calzón no han podido ser verificadas de forma independiente. En los últimos años no se han hecho públicas pruebas de que en la actualidad el régimen de La Habana apoye el terrorismo. Tampoco han aparecido testimonios creíbles, razonamientos y muestras que inclinen a sostener que Cuba representa una amenaza terrorista. Ni el Pentágono ha modificado su opinión, que data de años, en la que expresa que el gobierno cubano ya no representa una amenaza militar para EEUU.
Fotografía superior: el senador Charles Grassley, el republicano de mayor rango en el Comité, saluda a Frank Calzón, director ejecutivo del Centro para una Cuba Libre, mientras el senador democrata Max Baucus observa la escena (Chip Somodevilla/Getty Images.
Fotografía izquierda: el sargento Carlos Lazo rinde testimonio en Washington (Chip Somodevilla/Getty Images).
Fotografía derecha: el profesor Jaime Suchlicki, durante su participación en las audiencias de Washington (Chip Somodevilla/Getty Images.
Fotografía inferior izquierda: el senador Charles Grassley (derecha), durante la declaración al inicio de la audiencia, mientras el senador Max Baucus escucha (Chip Somodevilla/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...