martes, 4 de diciembre de 2007

El no de María Elvira


Creo que quienes vivimos en el sur de la Florida tenemos que agradecerle a la periodista María Elvira Salazar que nos mantuviera informados, paso a paso y momento a momento, de lo que ocurría en Venezuela, durante el conteo de los resultados de la consulta electoral celebrada el domingo 2 de diciembre. María Elvira lo hizo no sólo con agilidad y profesionalismo, sino que ella y todo el equipo del programa demostraron se puede brindar información veraz, objetiva y balanceada, sin dejar fuera las opiniones diversas, aunque éstas no reflejaran los puntos de vista de buena parte de la audiencia en esta ciudad. Que este logro se obtuviera en la televisión de Miami, y en el formato de un programa con diversos participantes, no fácil.
María Elvira también votó por el no. Sólo que en su caso fue el no a limitar a complacer a un público asegurado, que escucha y ve opiniones que pueden producirle una satisfacción emocional, pero le impiden ver la verdad en todos sus matices. No a la bobería y el facilísimo. No, a ganarse una audiencia repitiendo lugares comunes y tonterías. No, a los análisis de café con leche. Que un buen programa vale más que un “tres leches” de postre en el Versailles.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...