jueves, 13 de diciembre de 2007

Exiliados se declaran culpables


Dos exiliados cubanos se declararon el miércoles culpables de obstrucción a la justicia en un tribunal de El Paso, Texas, en un caso relacionado con el anticastrista Luis Posada Carriles, según documentos judiciales obtenidos hoy por Efe.
Rubén López Castro, de 69 años, y José Pujol, de 78, se declararon culpables de desobedecer una orden judicial que les exigía revelar la forma en que Posada Carriles ingresó ilegalmente en Estados Unidos en 2005.
Con López Castro y Pujol son ya cinco los exiliados cubanos que aceptan los cargos de obstrucción de la justicia, como parte del proceso penal que afrontó este año Posada Carriles por haber dado información falsa a las autoridades al solicitar la ciudadanía estadounidense.
Michael J. Mullane, ayudante del fiscal, reveló hoy las declaraciones que los dos exiliados cubanos hicieron a la jueza encargada del caso, Kathleen Cardone, e indicó que el pasado 3 de diciembre también se declaró culpable de obstrucción a la justicia el cubano Ernesto Abreu.
Por otro lado, el pasado 16 de noviembre los también exiliados cubanos Ernesto Osvaldo Mitat y Santiago lvarez se declararon culpables del mismo cargo y serán condenados el 1 de febrero del próximo año, en tanto que los demás se presentarán ante el tribunal el 13 de marzo de 2008.
Mullane indicó que los acusados podrían afrontar hasta 10 años de cárcel, con tres años de libertad condicional, y una multa de hasta 250,000 dólares.
El ayudante del fiscal señaló que los cinco cubanos fueron llamados a declarar ante un gran jurado para que revelaran la vía que utilizó Posada Carriles para ingresar ilegalmente en el país.
Posada Carriles aseguró que penetró en Estados Unidos tras cruzar la frontera por Matamoros, México, cuando las autoridades encontraron indicios de que los había hecho en un barco procedente de Isla Mujeres, México, embarcación propiedad de Santiago Alvarez.
Las autoridades estadounidenses sospechan que en la embarcación que supuestamente trasladó a Posada a la ciudad de Miami, viajaban también algunos de los acusados.
A los cinco exiliados cubanos se les ofreció la inmunidad y el compromiso de que no se les imputarían cargos formales por declaraciones que pudieran autoincriminarles.
''Sin embargo, los acusados se negaron a testificar ante el gran jurado con relación a esta investigación'', dijo Mullane, e indicó que, al hacerlo así, ''los acusados corrompieron, obstruyeron, influyeron negativamente e impidieron la administración de la justicia''.
Posada Carriles fue arrestado en mayo de 2005 en Miami tras dar una conferencia de prensa. Logró que fuera diferida o pospuesta indefinidamente una orden de deportación en su contra y salió victorioso en el juicio que se le siguió por mentir a las autoridades de Inmigración en su solicitud de ciudadanía estadounidense.
Fotografía: Luis Posada Carriles sale de un automóvil, ayudado por su hija, Janet Arguello, al llegar a la vivienda de su esposa en Miami, en esta foto del 19 de abril de 2007 (Wilfredo Lee/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...