miércoles, 12 de diciembre de 2007

La frase de Alfredo


Desde hace algunos días comento con amigos y compañeros de trabajo una frase pronunciada por Alfredo Guevara en el programa Diálogo Abierto de la televisión cubana. Lo que más me ha llamado la atención es el desconocimiento de la cita, pese a haber sido publicada en los diarios The Miami Heral y El Nuevo Herald, de Miami, y La Jornada, de México, además del programa de televisión mencionado.
Lo dicho por Guevara fue:
''Nos habíamos acostumbrado a no debatir'', dijo Guevara, y ''le respondimos a Fidel con el silencio'', y luego ''tuvo que venir Raúl'' a relanzar la convocatoria.
Las palabras en cuestión admiten más de una interpretación. Entre ellas, que Guevara está quitándole la responsabilidad a Fidel Castro por la represión, que quiere hacer parecer la situación de censura que imperó por largos años en la isla como un problema de inercia y facilismo de parte de los cubanos. Pero un conocimiento, por superficial que sea, de la figura de Guevara, su trayectoria y su forma típica de comportamiento lleva a concluir que una afirmación de este tipo sólo es posible, en un funcionario como Alfredo, tras el conocimiento de que la hora de Fidel Castro ha pasado y que ha llegado
el momento de Raúl. Me arriesgo al decir esto que se considere un lugar común, pero este ''lugar común'' sigue siendo motivos de rumores, dudas y controversia.
Creo, sin embargo, que lo mejor de la frase es leerla u oírla y conocer de parte de quien viene. Me parece que es una prueba más de la situación cambiante que atraviesa el país.
Vea las palabras de Alfredo Guevara en un reportaje publicado en El Nuevo Herald aquí.
Vea lo dicho por Alfredo Guevara en un artículo de La Jornada aquí.
Fotografía: el presidente del comité organizador del XXIX Festival del Nuevo Cine
Latinoamericano, Alfredo Guevara, se dirige al público el 4 de diciembre de 2007,
durante la inauguración del certamen en el teatro Karl Marx de La Habana (Stringer/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...