martes, 18 de diciembre de 2007

Las FARC, los rehenes y Cuba


El embajador de Cuba en Colombia, José Pérez Novoa, entregó hoy al gobierno colombiano el comunicado facilitado por la guerrilla de las FARC a la agencia cubana Prensa Latina en el que anuncian la próxima liberación de tres de sus rehenes, informó la agencia Efe.
El alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, leyó a periodistas una declaración en la que revela la recepción del comunicado que ''al parecer llegó a esa agencia de prensa cubana por correo electrónico''.
El gobierno colombiano ''no tiene otras fuentes que permitan establecer la veracidad del comunicado, que entregamos a ustedes para su conocimiento'', añadió.
Restrepo aludió al comunicado difundido por Prensa Latina, en el que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anuncian la liberación de Clara Rojas, ex candidata a la vicepresidencia colombiana, de su hijo Emmanuel y de la ex congresista Consuelo González de Perdomo.
''Queremos resaltar que la fecha del comunicado es de 9 de diciembre del 2007, asunto que debe llamar a reflexión'', señala la declaración leída por el comisionado.
Añade que, ''dadas las circunstancias mencionadas, no considera prudente, por ahora hacer ningún pronunciamiento al respecto, pues en anteriores ocasiones las FARC han anunciado, igualmente, liberaciones de personas, sin que hayan cumplido''.
Por tal motivo, ''nosotros mantendremos por ahora una actitud prudente, de cautela, porque consideramos que es lo más conveniente para la circunstancia que vivimos''.
El presidente Hugo Chávez, quien se encuentra en Uruguay, donde asiste a una reunión del Mercosur, se refirió al hecho en estos términos:
''He recibido hace unos minutos el comunicado de las FARC. Yo ya estaba alertado de que podía ocurrir la liberación o que las FARC podían anunciar la liberación de un grupo de personas'', dijo Chávez a periodistas a la salida del hotel donde se aloja en Montevideo, de acuerdo a la AP.
Rojas fue secuestrada el 23 de febrero de 2002 junto a su compañera de fórmula, la candidata presidencial Ingrid Betancourt, también de nacionalidad francesa, mientras la ex parlamentaria González de Perdomo fue capturada el 10 de septiembre de 2001.
Las dos mujeres y Emmanuel, que nació en cautiverio fruto de una relación con un guerrillero, integran la lista de 45 ''canjeables'' que las FARC pretenden intercambiar por medio millar de sus rebeldes presos.
Las FARC consideraron su decisión como un gesto de ''desagravio a los familiares de los retenidos, a Chávez y a la senadora Piedad Córdoba, cuya gestión por el canje humanitario fue cancelada por el gobierno colombiano''.
Córdoba confirmó durante una visita a Washington que "es cierta la información'' difundida por las FARC, pero no dijo cómo la corroboró.
Yolanda Pulecio, madre de Betancourt declaró a Venezolana de Televisión que no tenía la ''menor duda de que (la liberación) sea por la mediación del presidente Chávez y de Piedad (Córdoba)''. Pidió a la guerrilla ponderar la libertad de su hija y de Gloria Polanco, esposa del ex gobernador Jaime Lozada asesinado aparentemente por las FARC.
La comunicación del Secretariado de las FARC insistió en la necesidad de desmilitarizar los municipios de Florida y Pradera por 45 días para negociar la libertad del resto de rehenes, unos 50 en total, en cuyo cambio exigen la excarcelación masiva de guerrilleros, incluidos dos que fueron extraditados a Estados Unidos.
Los cúpula rebelde consideró ''improvisada e inaceptable'' la propuesta de una zona despoblada para dialogar con ''el mentiroso comisionado Restrepo, en inhóspitos, remotos y clandestinos lugares, con plazo de 30 días''.
Las FARC también criticaron que Uribe amenace ''con más operativos'' para rescatar a los rehenes y agradecieron a Chávez por su ''dedicación'' y esfuerzo como acilitador para el canje.
El presidente venezolano había sido avalado en agosto por el presidente Alvaro Uribe
para gestionar la libertad de los rehenes de las FARC, entre ellos la ex candidata, tres estadounidenses contratistas del Departamento de Defensa de su país y docenas de uniformados y políticos.
En noviembre, Uribe desautorizó a Chávez al acusarlo de desoír su recomendación de no comunicarse directamente con jefes castrenses colombianos. La decisión provocó un distanciamiento de las relaciones binacionales.
Esto fue también ''un portazo'' al presidente Nicolás Sarkozy, a los mandatarios latinoamericanos solidarios con la tarea facilitadora y ''a los familiares de los prisioneros de guerra de las dos partes que presentían más cerca el final de sus angustias'', indicaron las FARC. Francia tiene especial interés en esta problemática porque Betancourt también ostenta esa nacionalidad.
Fotografía: el alto comisionado para la Paz en Colombia, Luis Carlos Restrepo, aparece en esta foto del 4 de diciembre de 2007, durante una rueda de prensa en la Casa de Nariño, en Bogotá, en la que anunció que se ha presentado "un proyecto de decreto reglamentario en el que se pide la excarcelación de guerrilleros'' o la suspensión de penas para aquellos con los que se acuerden liberaciones de secuestrados (César Carrión/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...