martes, 18 de diciembre de 2007

Matando pájaros a cañonazos... y dejando libres a los leones


Un nuevo informe de la Oficina de Fiscalización General (GAO) vuelve a colocar a la luz pública algo conocido: la vigilancia y persecución de los viajeros procedentes de Cuba -quienes pudieran estar violando las restricciones a los viajes y en general las medidas establecidas mediante el embargo- están recibiendo mayor prioridad que la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.
El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) realiza inspecciones secundarias al 20 por ciento de los pasajeros de aviones fletados que llegan al Aeropuerto Internacional de Miami procedentes de Cuba, más de seis veces el número de inspecciones a otras llegadas internacionales, incluso de países que se consideran vinculados al narcotráfico.
El informe considera que el elevado número de inspecciones y decomisos de un contrabando menor y relativamente poco perjudicial para la nación han hecho disminuir la capacidad del servicio de aduanas para impedir la entrada de terroristas, criminales y extranjeros inadmisibles entren al país a través del Aeropuerto Internacional de Miami.
En octubre de 2006 se creó un grupo especial integrado por agencias gubernamentales con el propósito de trabajar conjuntamente en el reforzamiento del embargo a la isla.
La entidad se denomina Grupo de Trabajo para Reforzar las Sanciones a Cuba y estará conformada por representantes de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, el FBI, el Servicio de Rentas Internas (IRS), Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y el Departamento de Comercio, así como por agentes del Servicio Guardacostas y de las unidades aérea y terrestre de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP).
A finales de abril de 2004, un informe del Departamento del Tesoro reconoció que tenía sólo cuatro empleados investigando las cuentas de Osama bin Laden y Saddam Hussein, mientras que cerca de dos docenas se dedicaban a perseguir a los violadores del embargo.
''La magnitud de la discrepancia es impresionante'', dijo entonces el representante William Delahunt, demócrata por Massachussets.
''Estamos persiguiendo a ancianas que van a montar bicicleta a Cuba, cuando debemos concentrarnos en utilizar una importante herramienta contra las organizaciones terroristas que permanecen en las sombras'', agregó.
Fotografía: cubanos procedentes de Miami suben a un viejo automóvil norteamericano en el Aeropuerto Internacional José Martí en La Habana, en esta foto de archivo de diciembre de 2000 (José Goitía/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...