sábado, 1 de diciembre de 2007

Miami no mató a Lavoe


Joaquín Rivery, un periodista cubano residente en la isla, escribe un artículo sobre el delito en Miami en el periódico Trabajadores. Con el título Miami sin maquillaje, Rivery se refiere a varios casos delictivos en esta ciudad.
El periodista no se complicó mucho la vida para llevar a cabo su trabajo. Lo confiesa él mismo: ''Lo primero que se me ocurrió al abrir el sitio web del Nuevo Herald fue pinchar la sección Miami-Broward, donde uno puede leer los sucesos más relevantes y menos importantes de la ciudad del sur de Florida''.
Sólo que la vagancia puede en ocasiones resultar una mala consejera. En uno de los párrafos finales, Rivery expresa: "En el siguiente paso en la escalera de la bestialidad miamense, del Herald es un poco más feroz cuando le informa al lector: 'Brutal asesinato en un Food Mart' de dos de los empleados del lugar, y seguidamente se pregunta el diario, en otra información: '¿Quién mató a Héctor Lavoe?', para revelar otra muerte violenta''.
El único problema es que Lavoe no murió en Miami, ni se trata de una información referida a un delito ocurrido en esta ciudad.
Lavoe fue un cantante puertorriqueño de salsa, que murió el 29 de junio de 1993 en el Memorial Hospital de Queens, Nueva York. Su vida estuvo en gran medida marcada por la dependencia a las drogas y contrajo sida. Una obra teatral, con el título ¿Quién mató a Hector Lavoe?, escenifica esos incidentes. También hay una película, El cantante, realizada este año por el director exiliado cubano León Ichazo y protagonizada por Marc Anthony y Jennifer Lopez, acerca de la vida de Lavoe.
Lo que vio el periodista cubano fue un anuncio de la obra de teatro, que se presenta en Miami, y no la noticia sobre un espeluznante asesinato.
Fotografía: Marc Anthony en el papel de Hector Lavoe en la cinta dirigida por León Ichaso (Picturehouse).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...