martes, 11 de diciembre de 2007

Más sobre la corrupción en Irak


La corrupción en Irak no sólo ha llegado al punto de convertir a este país en uno de los que encabezan las listas mundiales al respecto, y donde sus ciudadanos tienen que pagar sobornos incluso para obtener trabajos tan peligrosos como ser policías. La riqueza nacional y los fondos acumulados durante años de sanciones han desaparecido. Unos pocos, nacionales y extranjeros, se han apoderado de lo que pertenece a unos ciudadanos que, por otra parte, mientras tanto permanecen condenados a la miseria, el terror y el caos.
No creo que se trate de un destino envidiable. Y como señalaba en un comentario anterior, cualquiera que analice los planes de Washington con respecto a Cuba debe tener en cuenta esta experiencia y el peligro que representa una política dictada desde el exterior, fundamentada en razones ideológicas, destinada a beneficiar ciertos grupos de interés y puesta en práctica sin un conocimiento de la verdadera situación nacional,
A principios de octubre de este año se supo que 363 toneladas de dinero enviadas a Irak en aviones de transporte C-130 Hércules entre mayo de 2003 y junio de 2004. O lo que es lo mismo: 12,000 millones de dólares desaparecieron sin dejar rastro. Fue la mayor transferencia de dinero en efectivo realizada por la Reserva Federal de Estados Unidos en toda su historia. Se supone que el dinero "perdido" durante el primer año de ocupación sirvió para financiar a la insurgencia y las milicias de ese país.
El dinero que no pertenecía a las arcas del Tesoro estadounidense, ya que se trataba de fondos iraquíes, procedentes del programa de la ONU de Petróleo por Alimentos y de los activos iraquíes congelados en bancos norteamericanos desde la invasión de Kuwait. El Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental del Congreso ha abierto una investigación, pero se calcula que esta se extenderá por dos años.
“¿Quién, en su sano juicio, enviaría 363 toneladas de dinero en metálico a una zona de guerra?”, se cuestionó el presidente del comité, el demócrata Henry A. Waxman.. La respuesta saca los colores a cualquiera. “Nuestro Gobierno, eso exactamente es lo que hizo nuestro Gobierno”.
Stuart Bowen, el inspector especial que el Congreso envió a supervisar la reconstrucción de Irak, considera que el gobierno norteamericano no estableció “los suficientes controles administrativos, financieros y contractuales para asegurarse que el dinero se gastaba de forma transparente”.
Ocho mil ochocientos millones de dólares en billetes de cien fueron desviados a los diferentes ministerios iraquíes, totalmente ajenos a la práctica democrática y al hábito de justificar sus gastos, y en plena guerra. Ese dinero no se empleó en la reconstrucción.
Según el Comité, la administración norteamericana en Irak utilizó una gran parte de dinero para pagar los salarios de empleados fantasma. Se suponía que de ahí deberían haber salido sueldos para funcionarios, que ayudarían a revitalizar la economía. Pero los nuevos ministerios iraquíes no contrataron a nadie. De las 8,206 nóminas que había declaradas, sólo se han confirmado 602. Un contratista privado recibió dos millones de dólares. Un oficial recibió seis millones. El comité de la Cámara de Representantes que investiga el caso ha concluido que cada dólar pudo acabar en manos de los insurgentes.
Hasta ahora, tres ex oficiales del Ejército americano y dos civiles han sido detenidos. Se les acusa de apropiarse de 3,6 millones de dólares que iban a ser destinados a la reconstrucción del país para comprar con ellos coches de lujo y joyas.
Lo que resulta difícil de concebir es cómo el presidente George W. Bush continúa pidiendo más fondos para la reconstrucción de Irak.
Los Demócratas se preguntan cómo, después de este desaguisado, Bush les pide su beneplácito para enviar más de mil millones de dólares a Irak procedentes de las arcas nacionales.
Fotografía: dos niños juegan en un viejo muelle de la playa de Batabanó, en el extremo sur de La Habana, el 20 de agosto de 2007 (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...