miércoles, 19 de diciembre de 2007

Política de avestruz


En Cuba están ocurriendo una serie de cambios, y aquí en Miami los estamos ignorando. Muchos de ellos no son tan profundos y radicales como quisiéramos. Tampoco avanzan con la velocidad que deseamos y por supuesto que a veces ocurren y están en marcha sin que nos enteremos a tiempo. No nos sorprenden, porque la mayoría de las ocasiones optamos para mirar para otra parte y seguimos cultivando una ignorancia. Pero más que un problema de conocimiento, nos perjudica el adoptar una actitud caduca. Continuamos empecinados en fijar la mirada sobre un par de señales que desde hace tiempo no funcionan. Mientras tanto, el tráfico corre por otro lado. Se nos va la guagua, perdimos el boleto del tren, el taxi no paró. Hay que aprovechar mientras se pueda caminar. Luego sólo nos quedará mirar al mundo desde la ventana.
Fotografía: un hombre lee en La Habana, el diario oficial Juventud Rebelde que publica el 18 de diciembre de 2007, una carta del líder cubano Fidel Castro divulgada en la televisión de la isla. En la misiva el convaleciente líder habla por primera vez de la posibilidad de dejar el poder a una generación más joven (Alejandro Ernesto/EFE).


Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...