viernes, 14 de diciembre de 2007

Prohibido pensar


Recibo en mi correo electrónico una nueva muestra de estupidez de cierto sector recalcitrante del exilio cubano, que ni siguiera descansa en Navidades y aprovecha todo momento para acumular desvaríos. Según estos pocos inspirados "luchadores verticales'', la hora es de nuevos bloqueos, por lo que los exiliados deben atrincherarse en las salas de sus viviendas y prepararse con una fuerte artillería que impida la entrada de ciertos canales televisivos. Aquí, sin más dilación, partes de comunicado de prensa llamando al combate:
''A partir del 1 de enero del 2008 iniciemos una moratoria-boycott hasta la primavera contra los canales televisivos miamenses: AMERICA TV (41) y MEGA TV (22), con la determinación de no ver ninguna programación de los mismos ya que sus dueños no tienen en cuenta, para nada, la experiencia cubana que alcanza los cincuenta años y que exige respeto. Importándoles un bledo la tragedia nacional cubana. No importándoles una pizca las heridas de un pueblo que no han cicatrizado a pesar de cincuenta años.
El Armisticio no se ha firmado todavía,
Los cubanos miembros del Exilio en Miami, a partir del 1 de enero del 2008, desde la tranquilidad de sus hogares, tendrán la oportunidad de decirle a la dirigencia de America TV y MEGA TV : 'que se nos tiene que respetar'. 'que no se puede cavilar (sic) por cuestiones de ambiciones o ideología sobre el dolor de un pueblo'''.
Según el Diccionario de la Real Academia Española, cavilar es pensar con intención o profundidad en algo. No cabe duda que estos aguerridos personajes saben escoger bien las palabras, para dejar claras sus intenciones: prohibido pensar.
Fotografía: unos 50 exiliados Cubanos convocados por la agrupación Vigilia Mambisa protestan frente al edificio Federal de Inmigración en Biscayne y la 79 Avenida, en Miami, en esta foto de archivo del 26 de abril de 2001 (Roberto Koltun/El Nuevo Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...