martes, 18 de diciembre de 2007

Una posición incomoda


De producirse la anunciada liberación de res rehenes en Colombia, Estados Unidos se colocaría en una posición aún más incomoda, por la necesidad de lograr la liberación de sus tres rehenes en manos de las FARC sin enfrentarse a su mayor aliado latinoamericano, el presidente colombiano, Alvaro Uribe.
En días recientes, el periodista Antonio Rodríguez, de la Agence France Presse, escribió en un cable que diversos analistas consideraban que la situación era compleja y difícil para Washington.
''Es un dilema para Estados Unidos'', explicó Michael Shifter, vicepresidente del Diálogo Interamericano en Washington, después de que las autoridades colombianas difundieran el jueves videos de varios de los rehenes, entre ellos los tres norteamericanos secuestrados desde el 13 de febrero de 2003.
''Por una parte, hay un interés humanitario por los rehenes y, por otra, no creo que Estados Unidos esté dispuesto a entrar en un conflicto con Uribe sobre este tema. Hay demasiado por medio'', añadió el analista, en alusión a la importancia de Colombia para la lucha antidroga, entre otras cosas.
Daniel Restrepo, del Center for American Progress, cercano a los demócratas, destacó, por ejemplo, que Estados Unidos ''tiene miedo a que Uribe trate de rescatar a los rehenes, una operación que sería sumamente peligrosa, pero no se atreve a decirlo en voz alta'', dijo.
Los familiares de los secuestrados estadounidenses se oponen a un arriesgado rescate militar de Thomas Howes, Marc Gonsalves, Keith Stansell, tres civiles contratados por el Departamento de Defensa y que estaban cumpliendo una misión antidroga cuando su avión fue derribado por las FARC y tomados como rehenes.
Fotografía: el contratista Thomas Howes, en una imagen tomada de una cinta, dada a conocer por la presidencia de Colombia el 30 de noviembre de 2007 (presidencia de Colombia/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...