domingo, 16 de diciembre de 2007

Vuelven Los Tres Villalobos


La televisión cubana prepara una nueva versión de Los Tres Villalobos, para ser trasmitida por el espacio Aventuras, informa Juventud Rebelde.
''Los Tres Villalobos, una radionovela que tuvo en ascuas a los cubanos durante más de 20 años, allá por la década de 1940, está siendo llevada a la televisión por Miguel Sosa, para que el próximo año ocupe el espacio Aventuras. Solo que esta vez serán Vladimir Villar, Kristell Almazán y Carlos Luis González, quienes darán vida a Miguelón, Rodolfo y Machito, los tres hermanos amantes de la justicia y defensores de su derecho a la tierra que los vio nacer'', informa el diario.
Se trata de una adaptación del original de Armando Couto, realizada por Pedro Urbezo, quien tiene una amplia experiencia en libretos de radio y televisión.
Pero la información que aparece en Juventud Rebelde deja pocas esperanzas para los que esperan ver algo novedoso en la pantalla. Los Tres Villalobos fue una serie radial, muy popular en su momento, concebida fundamentalmente con elementos de los westerns de la serie B norteamericana. Algo así como un ''oeste'' radial, a la hora del almuerzo, en la sala de la casa.
Está también presente una influencia mexicana, acentuada en el cine con cuatro películas de esa nacionalidad realizadas sobre el tema. Dos de Fernando Méndez y con guión del propio Couto: Los Tres Villalobos y La venganza de los Villalobos, de 1955. Otras dos de Enrique Zambrano: Los Tres Villalobos o Aquí están los Villalobos, de 1956, y El regreso de los Tres Villalobos, filmada por completo en Cuba, Cascorro, Camagüey, en 1959 y nunca estrenada en la isla.
En lo que por su propia concepción era una forma expresiva caricaturesca, reaparecerá ahora más estereotipada aún, con aspectos del teatro bufo e ideología populista como condimentos añadidos.
Al menos eso es lo que se desprende de lo que dice la actriz Giselle González, quien dice que representará a Barbarita, ''una chica peculiar, que toca acordeón y canta''.
Agrega que interpreta a ''la hija de una pareja que va de pueblo en pueblo dando funciones de teatro bufo. Mientras que mi hermano toca la marimba, mi mamá se convierte en la mulata y mi papá en el gallego. Barbarita es irónica, simpática y zalamera -cada vez que llega a algún lugar se enamora de alguien-, es decir, una muchacha un poquito salida del plato, algo adelantada para su tiempo, porque no es exactamente una niña de su casa, sino una especie de gitana''.
Por otra parte, llama la atención el renacimiento de los Tres Villalobos, tres justicieros que desparecieron al principio de la revolución, entre otros motivos por el hecho de que, desde el punto de vista ideológico, su proyección como héroes que luchaban en favor de los oprimidos, desde una perspectiva personal, no se adecuaba con los principios revolucionarios y mucho menos con una filosofía marxista-leninista.
El director de la nueva serie se refiere, si bien de forma indirecta a este aspecto, al decir que tomando ''como pretexto la lucha del campesinado cubano, algo ya superado en Cuba, pero que todavía está muy presente en países de América Latina, Urbezo armó intrigas y diseñó situaciones que sirven para denunciar la doble moral, las desigualdades sociales, la práctica de la prostitución como única vía para poder sobrevivir''.
''Aunque es una frase muy manida, tengo que decir, una vez más, que llevar a la pantalla doméstica Los Tres Villalobos es un gran reto, porque estamos hablando de una obra que en su tiempo fue muy popular, incluso tan famosa como las que concibió Félix B. Caignet en esa misma etapa, de tal manera que marcó mucho a quienes la escucharon. Tal es así que todavía hoy algunas personas siguen recordándola'', asegura Sosa.
Se prevé que en el verano de 2008 esté lista una buena parte de los 84 capítulos de esta serie, agrega Juventud Rebelde.
Fotografía superior: detalle de la fachada de un edificio en proceso de restauración, en La Habana Vieja, el 14 de diciembre de 2007. El Centro Histórico de La Habana y su Sistema de fortificaciones fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO hace ya 25 años, y recientemente Eusebio Leal, historiador de la ciudad, fue reconocido con el premio Reina Sofía de Conservación y Restauración concedido a la obra de rehabilitación del centro histórico habanero (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía izquierda: fachada del Castillo de San salvador de La Punta, en La Habana Vieja, el 14 de diciembre de 2007. El Centro Histórico de La Habana y su Sistema de fortificaciones fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO hace ya 25 años, y recientemente Eusebio Leal, historiador de la ciudad, fue reconocido con el premio Reina Sofía de Conservación y Restauración concedido a la obra de rehabilitación del centro histórico habanero (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía derecha: un grupo de obreros trabaja en la reparación de una casona colonial en La Habana Vieja, el 14 de diciembre de 2007. El Centro Histórico de La Habana y su Sistema de fortificaciones fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO hace ya 25 años, y recientemente Eusebio Leal, historiador de la ciudad, fue reconocido con el premio Reina Sofía de Conservación y Restauración concedido a la obra de rehabilitación del centro histórico habanero (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...