domingo, 6 de enero de 2008

El debate agrícola


Un reportaje realizado en Cuba, que aparece mañana lunes en las ediciones de The Miami Herald y El Nuevo Herald, plantea que los campesinos cubanos tienen una sugerencia sobre cómo el gobierno puede poner a trabajar millones de acres de tierra sin usar para llevar más alimentos a la mesa de todos: que les entreguen las tierras propiedad del estado y permitan un poco de capitalismo.
La información describe las penurias de los campesinos, los problemas de la agricultura y los precios bajos que paga el Estado.
También plantea que el gobernante interino Raúl Castro le ha declarado la guerra a las ineficiencias en la agricultura, al tiempo que duplicó o triplicó algunos de los precios que el gobierno paga a los campesinos y se quejó de que millones de acres están ahora paralizadas. Los funcionarios dijeron que incluso permitirían más inversiones extranjeras en el sector alimentario.
El texto agrega que aunque muchos campesinos están de acuerdo en que el gobierno de Raúl Castro está tomando nuevo interés en impulsar la producción, dicen
que con sólo dar tierra a los campesinos privados y permitir un poquito más de capitalismo en Cuba comunista superará los muchos obstáculos en un país controlado por el gobierno y un sector agricultor tremendamente ineficiente.
Creo que en cierto sentido el gobierno cubano está dispuesto a hacer precisamente lo que quieren los campesinos. Al menos eso es lo que se desprende de una información aparecida en el mes de diciembre en The Cuban Triangle.
De acuerdo a The Cuban Triangle, los funcionarios cubanos se estaban reuniendo con campesinos y los instan a solicitar más tierra para ponerla en producción, en el caso de que tuvieran menos del límite legal permitido.
Philip Peters, el autor de The Cuban Triangle, explicaba que desde antes los campesinos cubanos tenían la opción de solicitar más tierra, pero que según lo que él conoce, la respuesta automática era un ''no''.
Ahora bien, hay otro factor a tener en cuenta, y es bajo que forma se entrega la tierra al campesino. Tengo la impresión que aquí radica una de las claves del problema.
Mientras el gobierno está dispuesto a incrementar las tierras a los que quieren participar en cooperativas de producción y servicio, por el momento no está dispuesto a establecer mecanismos de venta de tierra, o formas de usufructo que permitan la posesión de la tierra luego de determinado plazo. Este es un punto sobre el que me gustaría adquirir un mayor conocimiento, por lo que Cuaderno de Cuba está abierto a las contribuciones al respecto.
Fotografía: clientes compran vegetales y frutas en un mercado de La Habana, en esta foto del 23 de enero del 2006 (Jorge Rey/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...