miércoles, 2 de enero de 2008

Giuliani, los puros y el embargo


El aspirante a la candidatura presidencial republicana, Rudy Giuliani, puede declarar que se ha asegurado de nunca tocar un puro cubano, pero sus vínculos con la industria tabaquera son más complejos que este rechazo visceral.
Giuliani cuenta en Miami con el apoyo de los exiliados cubanos dedicados a la fabricación de habanos. Los reportes de campaña muestran que ha recaudado al menos $75,000 de la industria de puros, un total que no incluye el dinero que esos donantes recaudaron de amigos y socios de negocios.
Los coanfitriones de una fiesta de recaudación para Giuliani en el Hotel Biltmore de Coral Gables incluyeron a Ernesto Pérez-Carrillo, fundador de la codiciada marca Gloria Cubana, pero también a Orlando Padrón, cuya fábrica en La Pequeña Habana fue objeto de un atentado dinamitero hace más de dos décadas. Padrón formó parte del grupo de exiliados cubanos que negoció a favor de los prisioneros políticos en la isla, durante el llamado ''diálogo''. En aquella ocasión, fue fotografiado entregando a Castro un cigarro.
Pero más allá de sus compras de cigarros en La Pequeña Habana y sus relaciones con los exiliados, su vínculo fundamental con la industria tabaquera es Marvin Shanken, editor de la revista Cigar Aficionado, la biblia de los fumadores de puros. Shanken no sólo se opone al embargo norteamericano de forma decidida y pública, sino su revista siempre incluye reportajes e informaciones sobre las cosechas tabaqueras en Cuba, las marcas y fabricantes principales, además de siempre incluir cigarros cubanos en sus clasificaciones de calidad. Giuliani, por su parte, mantiene una posición favorable al embargo y se opone a un alivio a las restricciones a los viajes y remesas.
Giuliani es un invitado fijo en la cena anual de Cigar Aficionado, ''Noche para Recordar'', que ha recaudado más de $15 millones durante 15 años para la Fundación de Cáncer de Próstata. El político republicano ha aparecido en la portada de la revista.
Para conocer más detalles de las relaciones de Giuliani con los puros de marca, vea el artículo aparecido hoy en El Nuevo Herald y The Miami Herald. Puede leer el artículo si pincha aquí.
Fotografía superior: Rudy Giuliani y su ayudante, Manny Papir, presentan al entonces alcalde de Jerusalén, Ehud Olmert, una caja de puros dominicanos, cuando este último viajó a Nueva York, el 5 de mayo de 1996. Giuliani y Papir habían negado la oferta de un habano cubano cuando ellos estaban en israel (Diane Bondareff )
Fotografía izquierda: el editor de Cigar Aficionado, Marvin Shanken (i), Rudy Giuliani y el vendedor y fabricantes de cigarros Ernesto Pérez-Carillo, durante la gala de la revista Cigar Aficionado, "Big Smoke'', en Nueva York, en 1996 (cortesía de Manny Papir para The Miami Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...