jueves, 10 de enero de 2008

La Habana partició en el proceso de liberación de rehenes de las FARC


Cuba, que está distanciada de la guerrilla de las FARC, participó sin embargo en el proceso que desembocó en la entrega de dos de sus rehenes este jueves, y su embajador en Venezuela, Germán Sánchez, integró la comisión que las recibió en la selva de Colombia, informó la Agence France Presse.
El gobierno cubano aún no reaccionó públicamente a la liberación, pero envió a Sánchez a las selvas del Guaviare (sureste de Colombia), donde las rehenes Clara Rojas y Consuelo González fueron entregadas a la Cruz Roja, al ministro del Interior venezolano Ramón Rodríguez Chacín y a la senadora colombiana Piedad Córdoba.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, había anunciado que la participación de Sánchez reconoce ''los esfuerzos'' del gobierno cubano y de Fidel Castro ''por la paz en Colombia''.
Fue a través de la agencia cubana Prensa Latina que las FARC anunciaron el 18 de diciembre que en breve liberarían a Rojas (ex compañera de fórmula presidencial de la política franco-colombiana Ingrid Betancourt, junto a quien fue secuestrada en febrero de 2002), a su hijo nacido en cautiverio y a la parlamentaria González.
Venezuela organizó una misión para buscar a los rehenes con apoyo de Cuba y otros países, pero se suspendió el 31 de diciembre, pues las FARC no tenían en su poder a Emmanuel -hijo de Rojas y de un guerrillero-, sino que éste estaba en un albergue en Bogotá, lo que fue denunciado por el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, tras acusar a los rebeldes de mentir.
Cuba ha mantenido un perfil discreto en el proceso de liberación de los rehenes, aunque versiones extraoficiales afirman que Chávez habría planeado cuidadosamente la operación de recibimiento de las secuestradas en La Habana, adonde estuvo a fines de diciembre y visitó a Castro.
Según versiones de prensa, que citan a diplomáticos venezolanos, en aquella ocasión Chávez se reunió con el llamado ''canciller'' de las FARC, Rodrigo Granda, quien se encuentra en Cuba desde junio de 2007, tras ser liberado por Bogotá para contribuir en la gestión de un canje de secuestrados por rebeldes presos.
En varias ocasiones Cuba se ha declarado dispuesta a colaborar con una salida al conflicto armado, y recibió a Granda a pedido de Uribe. Desde diciembre de 2005 fue sede de negociaciones entre Bogotá y el guevarista Ejército de Liberación Nacional (ELN, segunda guerrilla colombiana), actualmente suspendidas.
Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), principal guerrilla colombiana, nacieron en 1964 bajo influjo de la revolución cubana, pero tras una cálida relación inicial con el gobierno de Castro se distanciaron de él y nunca dependieron de su apoyo.
Un episodio que evidenció ese distanciamiento fue la aseveración de Castro en junio de 1999 de que ''ya no es hora de guerrillas en América latina'', lo cual no agradó a dirigentes de las FARC.
Fotografía superior: de izquierda a derecha, el embajador de Cuba en Venezuela, Germán Sánchez; Patricia Perdomo; la ex congresista colombiana Consuelo González; su hija María Fernanda Perdomo, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez; la ex candidata a la Vicepresidencia de Colombia Clara Rojas, la senadora colombiana Piedad Córdoba y la señora Clara González de Rojas, durante la ceremonia de recibimiento a las dos liberadas por la guerrilla
de las FARC hoy, 10 de enero de 2008, en el Palacio de Miraflores en Caracas, Venezuela (David Fernández/EFE).
Fotografía izquierda: la ex candidata a la vicepresidencia de Colombia Clara Rojas (d) y la ex congresista Consuelo González (i), liberadas por las FARC en la mañana de hoy, 10 de enero de 2008, saludan al embajador de Cuba en Venezuela, Germán Sánchez (2 d), y a la senadora colombiana Piedad Córdoba (2 i), en las selvas del Guaviare (Colombia), desde donde partieron a Venezuela para encontrarse con sus familiares. (Palacio de Miraflores/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...