miércoles, 9 de enero de 2008

Premio Nacional de Teatro para Milián


El dramaturgo y director teatral cubano José Milián ha sido galardonado con el Premio Nacional de Teatro 2008 en reconocimiento a su ''importante, extensa y sostenida labor'' en el teatro de la isla, informaron hoy medios locales, según reproduce la agencia Efe.
El jurado reconoció a Milián, autor de más de 50 obras, por haber escrito ''textos insoslayables dentro de la dramaturgia teatral''.
Milián es ''uno de los imprescindibles en el panorama actual del teatro cubano'', precisó hoy el diario oficial Granma.
Nacido en la occidental ciudad de Matanzas, en 1946, Milián comenzó su carrera como actor pero ha ocupado puestos muy diversos dentro del mundo teatral como diseñador de maquillaje, asistente de dirección y director artístico, y actualmente dirige la Compañía Pequeño Teatro de La Habana.
Entre sus piezas más conocidas están Vade retro (1961), La toma de La Habana por los ingleses (1968), Las mariposas saltan al vacío (1993) y Mamíferos hablando con sus muertos (2004).
Su obra Si vas a comer espera por Virgilio (1996), homenaje y retrato personal del escritor cubano Virgilio Piñera (1912-1979), se ha convertido en una de las piezas contemporáneas más aclamadas por la crítica y el público de la isla.
Este año fueron nominados además al Premio Nacional de Teatro otras siete personalidades de la escena cubana, entre ellos los dramaturgos Nelson Dorr y Gerardo Fulleda, y las actrices Zenia Marabal, Adria Santana y Corina Mestre.
En 2007 el galardón fue concedido al fallecido actor y director René de la Cruz, los diseñadores María Elena Molinet y Eduardo Arocha, y al director de obras infantiles René Fernández Santana.
Fotografía: cubanos observan fuegos artificiales en La Habana, durante un acto político en celebración del cumplimiento de los 49 años de la entrada de Fidel Castro a la capital( Sven Creutzmann/Mambo Photo/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...