viernes, 4 de enero de 2008

Traspaso generacional, según La Habana


El periódico Granma mostró su interés en destacar que la candidatura al Parlamento que será elegido en las comicios del 20 de enero lleva en sí el ''traspaso generacional en las riendas del Estado'' con un 60.9 por ciento de los postulados para diputados que nacieron tras el triunfo de la revolución, el 1 de enero de 1959.
El artículo, titulado Un Parlamento espejo del pueblo, señala que de los 614 candidatos al Parlamento en la próxima legislatura, 374 (60.91 por ciento) nacieron después del triunfo revolucionario, otros 134 eran apenas unos niños en 1959 y sólo 106 de los postulados (17.25 por ciento) conocieron el capitalismo en Cuba.
Las Asambleas Municipales del Poder Popular de Cuba nominaron el pasado 2 de diciembre a los candidatos a cubrir 614 escaños del Parlamento nacional y 1,200 puestos en las asambleas provinciales, señala la agencia de noticias Efe.
El texto periodístico subraya que ''en términos de continuidad y renovación la composición de la candidatura revela otro hecho trascendente: solamente el 36.78 por ciento de los nominados (224) ocupa hoy un puesto en la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), que en este momento tiene 609 escaños''.
Explica además que la renovación parlamentaria ascenderá al 63.22 por ciento (385 parlamentarios), aunque indica que en la práctica los nuevos diputados serán más, pues el Parlamento contará en su nueve legislatura con 614 integrantes, en correspondencia con el crecimiento poblacional (Cuba tiene 11.2 millones de habitantes).
Fotografía: una turista toma el sol abrigada hoy, 04 de enero de 2008, en una solitaria playa en La Habana. La ola de frío, provocada por una masa de aire de origen polar que influye en el occidente y centro de la isla, mantiene desiertas las playas que normalmente, en esta temporada, son visitadas por cientos de turistas (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...