martes, 5 de febrero de 2008

EEUU prevé estabilidad en la isla


Los servicios de inteligencia estadounidenses prevén que Cuba permanecerá estable tras la muerte del líder cubano Fidel Castro, aunque advirtieron que los posibles errores de Gobierno de su hermano Raúl puedan desencadenar ''una emigración masiva'' de la isla caribeña, de acuerdo a un cable de la agencia Efe.
''Errores políticos o el mal manejo de una crisis por parte del liderazgo podría conducir a la inestabilidad política de Cuba, elevando el riesgo de una emigración masiva'', afirmó el director de Inteligencia Nacional, Michael McConnell, en un informe presentado hoy ante el Senado estadounidense.
''Consideramos que la situación política seguirá estable, al menos en los meses iniciales, tras la muerte de Fidel Castro'', quien en julio de 2006 delegó sus cargos en su hermano Raúl, debido a una enfermedad.
Los servicios de inteligencia señalaron en el documento que no esperan ''ver claras señales de grandes divisiones en la elite gobernante porque muchos de los más altos líderes del Partido Comunista y las fuerzas armadas han sido elegidos por Raúl Castro''.
A pesar de que EEUU ha considerado a Cuba la mayor amenaza en el continente, el informe dedica más espacio a analizar la situación de Venezuela y el papel de su presidente, Hugo Chávez, que la de La Habana, lo que puede apuntar a un cambio en las prioridades de los servicios de inteligencia estadounidenses.
Con respecto a Raúl Castro, el documento señaló que ''sus cualidades políticas serán probadas aún más en el próximo año a medida que lidia con elevadas expectativas públicas sobre mejoras económicas en disponibilidad de alimentos, vivienda, transporte, salarios y empleo''.
Aunque Raúl Castro ha señalado su interés en cambios económicos, estos no se realizarán ''a través de una transformación radical del modelo económico comunista de Cuba'', afirmó.
En opinión de los servicios de inteligencia, el hermano del jefe de la revolución cubana dará ''pasos cautos y progresivos para hacer el sector agrícola más productivo, permitir alguna expansión del sector privado (...) y atraer nuevas inversiones extranjeras''.
En el terreno político, ''altos funcionarios cubanos han dejado claro que no hay planes para permitir elecciones competitivas o alterar el monopolio del Partido Comunista sobre el poder'', añadieron.
Fotografía: un hombre conduce un taller ambulante de electromecánica para reparar enseres domesticos a los habitantes del Barrio Chino en la Habana, el 2 de febrero del 2008 (Rolando Pujol/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...