domingo, 24 de febrero de 2008

La consulta


El nuevo presidente de Cuba, Raúl Castro, pidió al Parlamento que le permita consultar con su hermano Fidel las decisiones de ''especial transcendencia'' para el país, lo cual fue aprobado por unanimidad, durante el acto de investidura, informó la AFP.
''Solicito en esta Asamblea, como órgano supremo del poder del Estado, que las decisiones de especial trascendencia para el futuro de la nación, sobre todo las vinculadas con la defensa, la política exterior y el desarrollo económico del país, me permita'' consultarlas con Fidel, dijo Raúl, ante el plenario de diputados.
De inmediato, el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, sometió la propuesta a votación, a mano alzada, y fue aprobada por unanimidad, y en medio de un aplauso cerrado.
''Asumo la responsabilidad que se me encomienda con la convicción de que como he afirmado muchas veces, el Comandante en Jefe de la Revolución cubana es uno solo, Fidel es Fidel, todos los sabemos bien'', manifestó al tomar posesión.
''Fidel es insustituible, y el pueblo continuará su obra cuando ya no esté físicamente, aunque siempre estarán sus ideas'', manifestó el nuevo gobernante de Cuba.
Fotografía superior: Raúl Castro reacciona al ser electo presidente de Cuba por la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 24 de febrero de 2008 en La Habana (Javier Galeano/AP).
Fotografía izquierda: fFotografía de archivo del 1 de mayo de 2007 del vicepresidente y secretario de los consejos de Estado y de Ministros y miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, Carlos Lage Dávila (d) junto al líder Fidel Castro (i) durante la inauguración de los grupos electrógenos en Holguín. Lage fue nombrado hoy, 24 de febrero de 2008, como uno de los vicepresidentes del Consejo de Estado cubano junto a Juan Almeida, Esteban Lazo, Abelardo Colomé Ibarra y Julio Casas Regueiro, todos ya dirigentes conocidos del régimen (Alejandro Ernesto/EFE/ARCHIVO).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...