domingo, 3 de febrero de 2008

Oficios cubanos









Un ex maestro de escuela primaria, Juan Carlos Rodríguez, de 38 años, se dedica desde hace diez años a la reparación de neumáticos. A su vez, Jorge Rodríguez, de 22 años, rellena encendedores en un puesto callejero en La Habana. Rodríguez cobra un peso cubano por cada fostorera que rellena. Amaury Pérez, de 68 años, es limpiabotas. Pérez limpia un promedio de 40 pares de zapatos al día y cobra cinco pesos cubanos por cada par. Juan Manuel Urquiza, de 78 años, vende flores en su puesto callejero. En dependencia del tipo de flor, Urquiza cobra entre dos y cuatro pesos cubanos. Pedro Ortiz, de 71 años, cobra tres pesos cubanos por cada cuchillo o tijera que afila.
Fotografía arriba: Adalberto Roque/AFP/Getty Images.
Fotografía superior, izquierda: stringer/AFP/Getty Images.
Fotografía medio, centro: Adalberto Roque/AFP/Getty Images.
Fotografía inferior, derecha: stringer/AFP/Getty Images.
Fotografía abajor: stringer/AFP/Getty Images.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...