domingo, 24 de febrero de 2008

Opinan los cubanos de la isla



Después de medio siglo bajo el gobierno de Fidel Castro, los cubanos conocieron este domingo la identidad de su nuevo presidente, Raúl Castro, con sentimientos encontrados ante el retiro del ''Comandante en Jefe'' y expectativas de que la situación económica mejore, según una nota de la AFP.
''Es lo mejor que nos podía pasar, Raúl ya tiene tamaño de bola (conocimiento de la situación), y sabe cómo resolver algunos problemas, por lo menos los más graves'', declaró a la AFP Carlos Muguercia, un artesano de 78 años.
Muguercia, quien vende tallas en madera a los turistas en el Centro Histórico de La Habana, no desaprovechó el domingo para buscar sus pesitos. ''Seguí el discurso de Raúl por la televisión y al mismo tiempo vendía mis cositas aquí, ha sido un buen domingo'', añadió.
En una histórica sesión parlamentaria, Raúl Castro, de 76 años y hermano del histórico líder a cuya sombra estuvo durante medio siglo, tomó el relevo acompañado por un dirigente comunista de la vieja guardia, José Ramón Machado Ventura, de 77 años.
''¡Candela! Raúl y Machado Ventura. ¡Que fórmula!, eso me huela a mucha disciplina'', dijo a la AFP Enrique, un vendedor de maní en las calles del Centro Histórico de La Habana.
Enrique esperaba al vicepresidente Carlos Lage para acompañar a Raúl en la Presidencia. ''No me gusta que un jefe del Ejército sea presidente'', añadió.
Armando, un artesano que vende prendas de vestir en el portal de su casa, en La Habana Vieja, dijo que esperaba la nominación de Raúl, ''pero hubiese querido que fuese Fidel. Yo soy fidelista y todo lo que tengo se lo debo a él''.
Pero el nuevo presidente, en su discurso, habló a los fidelistas de siempre, al anunciarles que "las decisiones de especial trascendencia para el futuro de la nación, sobre todo las vinculadas con la defensa, la política exterior y el desarrollo económico del país'' serán consultadas a Fidel.
Magela Hernández y su novio Yasmany Laima, ambos de 20 años, también dieron su visto bueno a Raúl, quien comanda las poderosas Fuerzas Armadas Revolucionarias hace 49 años.
''Estamos muy contentos, Raúl es un hombre que impone respeto y disciplina que es lo que necesita este país para que se resuelvan los problemas'', aseguraron.
''Esperamos cambios que mejoren nuestra situación, pero no estamos hablando de cambios políticos. Estamos con esto'', aclara Hernández.
Los cubanos piden a Raúl Castro, entre un sinfín de cosas, la eliminación de la doble moneda -se gana en devaluados pesos cubanos y se compran productos en moneda dura-, de las restricciones sobre los viajes al exterior, hospedaje en hoteles, comercio de autos y casas.
En este sentido el nuevo presidente anunció que se estudia la posibilidad de ''una progresiva, gradual y prudente revaluación del peso cubano'' y anunció que las próxima semanas comenzará a ''eliminar las más sencillas prohibiciones'' que rigen en Cuba.
''Ese (Raúl) es Fidel sin barba, hay que prepararse para lo que viene, hasta ahora tenía un gobierno provisional, pero ahora tiene la sartén por el mango'', dijo un joven, quien disfrutaba de una fría cerveza en uno dos bares pintorescos del centro histórico.
Algunos se declararon sorprendidos por la designación del dirigente histórico, José Ramón Machado Ventura, médico de 77 años, como número dos del nuevo gobierno cubano.
Armando Pérez, un obrero de la construcción de 48 años, aprueba el gobierno de Raúl, pero ''a Machado Ventura ni lo conozco, que lo pongan por televisión para verlo''.
Fotografía superior: un hombre camina con sus compras en el barrio 10 de Octubre de La Habana hoy, 24 de febrero de 2008 (Stringer/EFE).
Fotografía izquierda: un hombre lee la prensa en La Habana hoy, 24 de febrero de 2008 (Stringer/EFE).
Fotografía derecha: una familia da una paseo en un coche en La Habana hoy, 24 de febrero de 2008 (Stringer/EFE).
Fotografía izquierda inferior: dos mujeres hacen compras en La Habana hoy, 24 de febrero de 2008 (Stringer/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...