jueves, 27 de marzo de 2008

Bochornoso


El Canal 23, de la televisión local de Miami, tuvo el pésimo gusto de incluir imágenes y palabras de Luis Posada Carriles al reportar la asistencia a los funerales del músico Israel López en Miami. Posada Carriles, quien ha declarado su participación en los atentados con bombas ocurridos en hoteles de La Habana, en los cuales murió un turista italiano, no tiene historial alguno de músico o especialista cultural. Tampoco es una figura representativa de la comunidad de esta ciudad, más bien de lo peor de una historia de fracasos, terror y muerte que hay que superar.
En mayo de 2007, los abogados de Posada Carriles dijeron que éste iba a permanecer en Miami apartado de la vida pública, y que no realizaría declaraciones a los medios de comunicación hasta tanto no se esclarezca completamente su situación legal en Estados Unidos, dijeron ayer sus abogados.
''[Posada] no va a hacer ninguna declaración pública mientras no se despejen sus asuntos pendientes'', señaló Arturo Hernández, principal abogado de la defensa.
‘‘Tiene mucho en riesgo para exponerse a entrevistas de prensa'', agregó en una declaración que apareció en la edición del 15 de mayo de 2007 en El Nuevo Herald.
Un jurado de instrucción en Nueva Jersey mantiene abierta una pesquisa sobre la presunta participación de Posada en los atentados contra instalaciones turísticas de Cuba, en 1997, con la complicidad de exiliados cubanos residentes en ese estado.
La jueza federal Kathleen Cardone decreto en mayo de 2007 la exoneración de Posada Carriles de los cargos migratorios que pesaban en su contra.
El Departamento de Justicia ha apelado el fallo y los abogados de Posada Carriles respondido a la apelación.
Por otra parte, Posada Carriles aún enfrenta una orden final de deportación y una solicitud de extradición del gobierno de Venezuela, que lo responsabiliza por el derribo de un avión cubano con 73 pasajeros en 1976.
El reportero Mario Vallejo tenía demasiadas figuras importantes que asistieron la ceremonia fúnebre para entrevistas y el canal debió hacer una mejor selección a la hora de trasmitirlo. ¿Es tan fuerte el deseo de complacer al sector ultra reaccionario del exilio cubano, por parte del Canal 23, que aprovechó la insólita aparición del anciano acusado de terrorista, en el lugar menos indicado, para recordarnos que la justicia norteamericana no es igual para todos?
Fotografía superior: un miembro del grupo CodePink, protesta en el área del Restaurante Versailles de la Calle Ocho y 35 Avenida del SW, el 9 de febrero de 2008, para que sea incluido Luis Posada Carriles en la lista del FBI de los terroristas más buscados. Al otro lado se congregó un grupo de cubanos anticastristas para dar su apoyo a Luis Posada Carriles (Roberto Koltun/El Nuevo Herald).
Fotografía izquierda: Amado Veloso, quien perdió sus piernas durante un intento de atravesar los campos minados que separan la Base de Guantánamo de territorio cubano, muestra sus dos prótesis, exclamando. ''Yo Perdí mis dos piernas buscando la libertad''. Veloso protestó junto a Cubanos exiliados para apoyar a Luis Posada Carriles, el 9 de febrero de 2008, mientras en la acera de enfrente el grupo CodePink se manifestó con pancartas en favor que el FBI incluya a Posada Carriles en la lista de los mas buscados terroristas (Roberto Koltun/El Nuevo Herald).
Fotografía derecha: Nancy Mancias, del grupo CodePink, protesta en el área del Restaurante Versailles para que Luis Posada Carriles sea incluido en la lista del FBI de los terroristas más buscados Roberto Koltun/El Nuevo Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...