martes, 11 de marzo de 2008

‘‘Esté quien esté''

El embajador de México en La Habana, Gabriel Jiménez Remus, afirmó hoy que su país quiere mantener ''intensamente'' las relaciones con Cuba, ''esté quien esté'' al frente del Gobierno de la isla, cuya presidencia asumió el general Raúl Castro el 24 de febrero pasado, informó la agencia Efe.
''No importa quién está al frente del obierno cubano. Respetamos los principios de la República de Cuba, respetamos su régimen interno, esté quien esté al frente'', dijo Jiménez en una rueda de prensa que ofreció para anunciar la próxima visita a la isla de la secretaria mexicana de Exteriores, Patricia Espinosa.
La secretaria llegará el próximo jueves para participar, junto con el canciller
cubano, Felipe Pérez Roque, en la III Reunión del Mecanismo de Información y Consultas Políticas entre ambos países.
El embajador mexicano explicó que se reactivará ese mecanismo político ''instituido hace muchísimos años en las relaciones bilaterales'', pero que, ''por una u otra razón, ha estado paralizado, sin funcionar''.
Las relaciones estuvieron al borde de la ruptura durante el mandato del presidente mexicano Vicente Fox (2000-2006), cuando retiró a su embajadora en Cuba, Roberta Lajous, y expulsó al cubano, Jorge Bolaños, tras acusar al Gobierno de La Habana de entrometerse en asuntos internos.
Con la llegada de Felipe Calderón a la presidencia mexicana, en 2006, las relaciones comenzaron a normalizarse y ambos gobiernos designaron nuevos embajadores.
''Es una visita importante, histórica, después de que las relaciones con Cuba estaban deterioradas, y el hecho de que venga nuestra canciller ya tiene un contenido político. Es el reinicio de las relaciones diplomáticas, políticas, económicas, con Cuba'', subrayó Jiménez.
En las conversaciones "se va a hablar de todos los temas'', agregó el embajador mexicano.
''Vamos a hablar de las relaciones políticas entre los dos gobiernos, de derechos humanos, de cooperación, del tema migratorio y consular'', detalló el diplomático, y reconoció que son temas que "tienen su grado de dificultad, su delicadeza y sensibilidad''.
En su opinión, el éxito de la reunión dependerá de ''la inteligencia y la imaginación de las partes'' para aproximarse en lo que une a Cuba y México "y no insistir demasiado en los temas que nos separen''.
Fotografía: una bandera cubana reflejada en el cristal de una ventanilla de un automóvil soviético Bolga en La Habana, el 10 de marzo de 2008 (Stringer/AFP/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...