viernes, 14 de marzo de 2008

Las pérdidas de México


México, tras normalizar sus relaciones con Cuba, espera recuperar el comercio con la isla y ha incluido los derechos humanos como punto permanente de la agenda bilateral, en una etapa en la que ''nuevas realidades'' en ambos países obligan a mirar al futuro, según la agencia Efe.
Así lo explicó hoy la canciller mexicana, Patricia Espinosa, en una rueda de prensa en La Habana, en la que añadió que la firma de un acuerdo entre el Banco Exterior de México (Bancomext) y el Banco Nacional de Cuba es ''fundamental para relanzar'' la relación económica bilateral.
Espinosa resaltó la "dimensión de las pérdidas'' que ha tenido México en los últimos años, por el deterioro de sus relaciones con la isla y por un litigio que envolvió a esas dos instituciones bancarias por unos 400 millones de dólares que adeuda Cuba al Bancomext.
En 1995, cuando el comercio bilateral alcanzó su mayor nivel, Cuba importaba bienes por 2,800 millones de dólares, de los cuales 400 millones de dólares venían de México (14.3 por ciento).
Ahora, cuando las importaciones totales de Cuba pasan de 10.000 millones de dólares, México le vende solo 200 millones (2%).
Espinosa, que concluyó una visita de dos días a la isla, destacó, por otra parte, que ambas naciones han tenido un ''diálogo muy productivo en materia de derechos humanos'' y han incluido ese tema de forma ''permanente'' en su agenda bilateral.
La canciller mexicana y su homólogo cubano, Felipe Pérez Roque, presidieron el jueves la III Reunión del Mecanismo de Información y Consultas Políticas de ambos países y emitieron un comunicado conjunto en el que proclamaron que las relaciones están ya ''plenamente normalizadas''.
Según el documento, se reactivaron más de diez mecanismos bilaterales que estaban paralizados por el deterioro de las relaciones durante el Gobierno del anterior presidente mexicano, Vicente Fox (2000-06).
''Tenemos dos países que tienen una nueva realidad. Estamos asumiendo esas nuevas realidades, asumiendo esos nuevos retos que enfrentamos, y a partir de ahí queremos construir una relación que sea benéfica para todos'', dijo Espinosa, y recordó las ''transformaciones'' que han tenido las situaciones políticas, económicas y sociales de Cuba y México.
Apuntó que el próximo mes se reunirá el Grupo de Trabajo sobre Asuntos Consulares y Migratorios y tratará con ''detalle'' el flujo migratorio, que ambos países esperan que sea ''legal, seguro y ordenado''.
Espinosa se reunió hoy con uno de los vicepresidentes de la isla, Carlos Lage, pero se marchó sin concretar una entrevista con el nuevo presidente cubano, el general Raúl Castro, que reemplazó hace tres semanas a su hermano Fidel y este viernes se encontraba en el oriente de la isla.
La canciller insistió en que el reciente cambio de presidente en Cuba no influirá en las relaciones con México.
''Lo que hemos tratado de construir a lo largo de estos meses -desde que el presidente Felipe Calderón reemplazó a Fox- es una relación institucional, una relación que vaya más allá de las personas, que sea sólida'', sostuvo Espinosa.
Agregó que ese proceso culmina con una ''serie de compromisos para construir hacia el futuro'' y no ''una vuelta al pasado''.
Indicó, asimismo, la importancia que tiene para México haber recibido en esta visita el apoyo oficial de Cuba a su candidatura como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
''Ese es un apoyo que sin duda nos acerca más a una elección en el mes de octubre'', dijo Espinosa, y afirmó que su Gobierno ha trasladado a Cuba su compromiso de ''contribuir a transparentar la labor del Consejo de Seguridad'', en caso de resultar electo.
En el comunicado conjunto del jueves se anunció que en septiembre próximo Pérez Roque viajará a México y llevará a Calderón una invitación oficial de Raúl Castro para una visita oficial a la isla, cuya fecha será acordada ''posteriormente''.
Fotografía superior: la secretaria de Relaciones Exteriores de México, Patricia Espinosa habla hoy, 14 de marzo de 2008, en una rueda de prensa, en La Habana, al término de una visita oficial de dos días (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía izquierda: la canciller de México, Patricia Espinosa (d), acompañada del vicecanciller de Cuba, Alejandro González, posan junto a la estatua del prócer cubano José Martí hoy, 14 de marzo de 2008, en la Plaza de la Revolución de La Habana, tras poner en ella una ofrenda floral (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía derecha: la canciller de México, Patricia Espinosa, participa en una ceremonia realizada en la estatua de Benito Juárez en La Habana, el viernes 14 de marzo de 2008 (Javier Galeano/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...