viernes, 21 de marzo de 2008

Los jubilados y las elecciones


Los jubilados de la Florida, donde vive el mayor número de ancianos de Estados Unidos, pasan las horas pescando, comiendo en su yatch o simplemente mirando el mar.
Juegan al golf en lujosos complejos de residencias sólo para retirados o se enfrascan en partidas de dominó en la Pequeña Habana, según la AFP.
Muestran una identificación afectiva con el republicano John McCain, un héroe de la guerra de Vietman, pero no dar por descontado que le darán su voto en la elección presidencial de noviembre.
A la hora de definir su apoyo no descartan a Hillary Clinton y en menor medida a Barack Obama, y recuerdan que si gana el candidato conservador asumiría, con 72 años, como el presidente más viejo en la historia de Estados Unidos, superando a Ronald Reagan que juró con 69 años en 1981.
A principios de febrero un sondeo del Pew Research Center reflejó que existe un fuerte rechazo entre votantes en general a elegir a un candidato de más de 70 años: uno de cada dos consultados dijo que no lo haría.
''Muchos votantes prefieren no decir que no votarían a una mujer, o a un negro, pero admiten sin problema que no optarían por un anciano para la presidencia'', dijo Andrew Kohut, presidente de ese centro de investigación.
Andrés Serrantes, de 67 años, es un cubanoamericano que pasa las tardes jugando con amigos en el Dominó Club, en la tradicional calle ocho de la Pequeña Habana.
''Prefiero a Hillary Clinton porque McCain está muy viejo para ser presidente, y Obama es el otro extremo: todavía no está maduro'', afirma.
''No puede ser que tengamos que esperar horas para que nos atiendan en los hospitales. Somos gente grande. Espero que eso cambie con el próximo gobierno'', señala cuando se lo consulta sobre que espera de la próxima administración.
Según Gregory Koger, experto en estrategia electoral de la Universidad de Miami, ''McCain pude captar un gran número de votos de jubilados en una elección contra Obama, que es fuerte entre los jóvenes, pero no le irá bien si la candidata demócrata es Hillary Clinton, que logra apoyo entre los ancianos''.
El experto consideró que ''una campaña activa en asuntos de salud, seguridad, impuestos y probablemente la política hacia Cuba, tendrán influencia'' en los votantes viejos de Florida, que por su gran número y participación pueden ser determinantes en el resultado de la elección nacional.
Los mayores de 65 años representan cerca del 20% de la población total de Florida, de 18 millones de habitantes. Y si acompañan el crecimiento que tendrá este sector en todo Estados Unidos, en los próximos 20 años se duplicará el número, según la oficina de censos.
En la Florida, McCain ganó cómodamente las primarias de su partido con fuerte apoyo de jubilados, militares y cubanos-estadounidenses.
Pero en un choque contra Hillary muchos residentes -especialmente neoyorquinos de una populosa comunidad judía que viven en los aldededores de Palm Beach y en Sunny Isles- se volcarán hacia ella, adelantan los analistas.
En ciudades al norte de Miami -en Fort Lauderdale y Boca Ratón, o hacia el centro del estado, en Ocala-, se concentran inmensas comunidades de residentes ancianos que compraron allí una vivienda para pasar sus últimos años.
Fotografía: simpatizantes del aspirante demócrta Barack Obama, durante el encuentro de éste con el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, en el Memorial Coliseum en Portland, Oregon (Alex Brandon/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...