martes, 4 de marzo de 2008

Radio basura


Ada Borrego Aragón, madre de Horacio Piña Borrego, condenado a 20 años de prisión en la primavera de 2003, falleció el domingo en la localidad Las Martinas, municipio de Sandino, Pinar del Río, víctima de un cáncer.
Sin ningún respecto por la privacidad y el dolor familiar, la conductora radial Ninoska Pérez Castellón llamó a la vivienda de Ada Borrego Aragón. Sin mediar pausa alguna, sacó al aire la llamada, limitándose a decir a quien había contestado el teléfono que esos momentos la llamada estaba siendo transmitida por la radio de Miami.
Los familiares de Piña Borrego trataron a Pérez Castellón con cortesía y frialdad, respondiendo simplemente a sus preguntas. El propósito de la comentadora radial era evidentemente aprovecharse de la situación, para presentar un ejemplo de la "crueldad del régimen de La Habana''. Sin embargo, los propios familiares se encargaron de aclararle lo ocurrido y de esta forma los oyentes de la emisora supieron que al disidente preso se le había permitido ver a su madre en momento tan difíciles.
Este comentario no intenta justificar la prisión de Horacio Piña Borrego, algo que considero injusta, sino expresar el desprecio que inspiran personas como Pérez Castellón, capaces de tratar de explotar cualquier situación de dolor, en un hogar cubano, en favor de su agenda política estrecha y para mantener sus privilegios en esta ciudad.
Ni en los peores programas de explotación de dramas familiares y personales, de la radio y televisión norteamericanos, se cae tan bajo. Vergüenza debían sentir quienes patrocinan y permiten que Radio Mambí continúe explotando el dolor de los cubanos de forma tan descarnada.
Fotografía: Ninoska Pérez Castellón, en esta fotografía de 2006 (Patrick Farrell/The Miami Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...