sábado, 1 de marzo de 2008

Sin la firma de Castro


El décimo Festival del Habano concluyó con la tradicional subasta de humidificadores, que recolectó casi un millón de euros a pesar de que los lotes salieron por segundo año consecutivo sin la firma del líder cubano, Fidel Castro, informó la agencia Efe.
En la cena de gala y la subasta, que terminaron esta madrugada, no estuvo el nuevo presidente cubano, Raúl Castro, pero sí varios hijos de su hermano Fidel y el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, más unos 1,500 expertos, distribuidores, productores y amantes del tabaco de 75 países.
En 2007 la incógnita del festival fue si Fidel Castro, entonces de 80 años y convaleciente desde julio de 2006, iba a firmar los famosos humidificadores subastados (cajas de lujo climatizadas y con puros excepcionales), como era tradición, algo que finalmente no ocurrió y que se ha repetido este año.
No obstante, se vendieron siete lotes de humidores de lujo, hechos con maderas preciosas y llenos con las vitolas más emblemáticas de Habanos, por 945,000 euros que serán donados al sistema de salud de la isla.
Aunque sin el glamour de personajes de fama mundial presentes otros años, como los actores Joseph Fiennes y Jeremy Irons, el deportista Nikki Lauda y el Nobel colombiano Gabriel García Márquez, la ceremonia final repitió su rito entre lentejuelas, música, degustaciones y amor por el humo.
Algunos asistentes defendieron su ''derecho a fumar'' con ''libertad razonable'' y resaltaron el paraíso que es este festival habanero para aquellos que vienen de países con estrictas leyes para regular la actividad de los fumadores.
Alejandro Robaina, el productor más famoso de tabaco en la isla, recibió a sus casi 90 años el Premio Especial Habano, que reconoce a los mejores vegueros del mundo.
El festival, famoso por sus estuches personalizados, vitolas de colección y ediciones limitadas de las marcas de la Corporación Habanos, S.A, incluyó desde el martes visitas a fábricas de puros y a las plantaciones de tabaco de Pinar del Río, así como el Concurso Internacional Habanosommelier.
La Corporación Habanos, propiedad a mitades del Estado cubano y la firma hispano-francesa Altadis, incrementó un 7.3 por ciento sus ventas en 2007, con relación a 2006.
Los países de Europa, especialmente los occidentales, suman dos tercios de las ventas de la compañía, seguidos de América Latina (12%), Asia (9%) y Oriente Medio (9%).
En Estados Unidos no se distribuyen los tabacos y otros productos de la Corporación Habanos por el embargo económico que mantiene Washington desde hace 46 años.
Fotografías: El décimo Festival del Tabaco en La Habana (Javier Galeano/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...