jueves, 24 de abril de 2008

Cuba acusa a Washington de apadrinar a la Damas de Blanco


El gobierno cubano acusó a Estados Unidos de apadrinar a las Damas de Blanco y aseguró que posee pruebas de la actividad ''subversiva'' de las esposas de disidentes presos, de acuerdo a una información de Andrea Rodríguez de la agencia AP.
Advirtió que se reserva el derecho de tomar medidas.
''El Ministerio de Relaciones Exteriores acusa al gobierno de los Estados Unidos de fabricar y promover estas y otras provocaciones contrarrevolucionarias y las consiguientes campañas ''mediáticas contra Cuba'', expresó un comunicado oficial divulgado el jueves, continúa la nota de AP.
La acusación de La Habana no es noticia, así como tampoco lo es que las Damas de Blanco reciben todo tipo de apoyo de Washington y el exilio de Miami. Lo que llama la atención aquí es que el gobierno de Raúl Castro está claramente trazando una línea: no va a permitir alteración alguna al proceso de cambio, continuidad o adaptación a las circunstancias -las interpretaciones varían al respecto- que se lleva a cabo.
El comunicado del gobierno es particularmente enérgico: ''Cuba reafirma su derecho a impedir, neutralizar y responder a estas acciones provocadoras concebidas, financiadas y estimuladas por el gobierno de los Estados Unidos y su Sección de Intereses en La Habana'', advierte.
De acuerdo al cable de AP, esta semana una decena de personas, cinco Damas de Blanco y algunos amigos fueron desalojados por policías de un parque aledaño a la Plaza de la Revolución cuando pretendían manifestarse reclamando la libertad de sus maridos alegando inocencia. No hubo violencia.
El comunicado de la cancillería indicó que según un informe de la Oficina de Auditoría del Gobierno de los Estados Unidos, esa nación envió entre 1996 y 2006 unos 385,000 libras de medicinas, alimentos y ropa, más de 23,000 radios de onda corta y millones de libros o boletines a la disidencia interna.
''Sólo en el presente año 2008, el gobierno de los Estados Unidos dispone de 45.7 millones de dólares para pagar a sus grupos mercenarios en Cuba y para montar provocaciones'', señaló.
Agregó que el monto forma parte ''de la factura total de 116 millones que habrán sido destinados durante la administración de (presidente George) Bush para alimentar la industria de la subversión... en Cuba a expensas del contribuyente norteamericano''.
Según el comunicado, la Oficina de Intereses de Estados Unidos en esta capital les permite a las mujeres usar internet, les entregó equipos electrónicos y les organiza videoconferencias entre otras.
Por su parte, la Agence France Presse especifica que Cuba acusó el jueves a Estados Unidos de ''fabricar y promover'' la ''contrarrevolución'' y de tener como ''punta de lanza'' a las Damas de Blanco, quienes rechazaron la acusación y denunciaron una
campaña de ''desprestigio'' del gobierno contra su movimiento por los presos políticos.
En un comunicado, la cancillería arremetió contra la disidencia en reacción a una nota difundida en La Habana en la que Washington ''deploró'' el desalojo por la fuerza de una manifestación de las Damas de Blanco, que el lunes protestaban en las inmediaciones de la Plaza de la Revolución.
''Con el epíteto de 'punta de lanza', el gobierno busca desprestigiarnos, distorsionar la idea que el pueblo se ha hecho de nosotras, que no nos vea como mujeres que reclaman la libertad de sus familiares'', declaró a la AFP Laura Pollán.
''No somos políticas ni recibimos órdenes de nadie, todo lo hacemos por amor y por dolor'', apuntó Pollán, una de las líderes del grupo, creado luego de que 75 opositores fueron detenidos y condenados en 2003 a penas de seis a 28 años de cárcel.
Por su parte, la activista Miriam Leyva expresó: ''El problema es que Damas de Blanco ha alcanzado un reconocimiento dentro y fuera de Cuba y el gobierno quiere como desprestigiarnos, no es nada nuevo''.
Según el gobierno cubano, la Sección de Intereses de Washington en La Habana (SINA) es ''el estado mayor'' de la disidencia y denunció que por su medio se entregan recursos a los opositores para su labor, como servicios de internet, equipos electrónicos, pegatinas, camisetas y ''literatura con contenido subversivo''.
En un hecho inusual, la televisión cubana difundió el martes un video en el que vincula al grupo de mujeres con el jefe de la SINA, Michael Parmly, y con la congresista federal cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen, republicana por el sur de la Florida.
Fotografía: el comisionado de agricultura de Nueva York, Patrick Hooker, al centro, en un mercado de La Habana, el 23 de abril de 2008. Hooker se encuentra de visita en la isla como parte de una misión de granjeros neoyorquinos, que buscan satisfacer el interés mostrado por el gobierno cubano a la compra de manzanas, vinos y frutas enlatadas (Ramón Espinosa/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...