miércoles, 23 de abril de 2008

Equivocado


El blog Penúltimos Días se equivoca cuando afirma: ''Se aprueba proyecto de ley en la Florida que impone mayores restricciones a las agencias de viajes que tienen relaciones comerciales con países considerados terroristas''.
En realidad, de acuerdo a la información escrita por el periodista Rui Ferreira, ''un proyecto de ley estatal que crea más restricciones a las agencias de viajes que tienen relaciones comerciales con países considerados terroristas, fue aprobado unánimemente ayer por la mañana por el Comité de Asignaciones del Senado de la Florida, y próximamente será sometido al pleno''.
Es decir, para los que desconocen los procedimientos legislativos en Estados Unidos, el proyecto de ley fue aprobado en la comisión correspondiente, pero falta que se apruebe por el pleno de la institución. Dicho proyecto de ley debe ser aprobado por ambas cámaras: la cámara de representantes estatal (donde es casi segura su aprobación) y el senado estatal (donde existen algunas dudas al respecto, pero también es posible que reciba el visto bueno). Luego debe ser convertido en ley con la firma del gobernador de la Florida (algo que no se duda que ocurra).
Aprovecho la ocasión para añadir que la cobertura de Ferreira ha sido la más completa sobre un asunto que afecta en gran medida a la comunidad exiliada, con independencia de que estemos a favor o en contra. El periódico en inglés no ha cubierto este tema con igual precisión, algo que es reconocido por diversos analistas y editores de esta ciudad.
Por otra parte, Rui tampoco ha dicho que el proyecto no prosperará. De hecho, el comentario está atribuido a observadores, que según me cuenta, son algunos de los dueños de agencias de viaje.
Lo que sí es seguro es que, de resultar aprobada, la ley será de inmediato impugnada en los tribunales. Al igual que ha ocurrido con la ley que prohíbe los viajes académicos a la isla, aprobada hace dos años a instancias del mismo legislador, David Rivera, que en la actualidad se encuentra en los tribunales de Tallahassee, esta nueva medida servirá para aumentar los ingresos de los abogados del sur de la Florida.
El nuevo proyecto de ley de Rivera para lo único que servirá, si es aprobado, es para encarecer y dificultar los viajes familiares a la isla: dolores de cabeza, gastos y dificultades para quienes quieren ver a su familia, sacrificados por un ideal político caduco.
Es bueno recordar al respecto que la ley que prohíbe los viajes académicos a la isla sólo ha traído como resultado que las universidades de la Florida prácticamente ha dejado de hacer investigaciones y estudios académicos en Cuba. Las donaciones federales y privadas destinadas a los mismos, ahora van a parar a las universidades de otros estados. Desde mucho tiempo antes de la prohibición, las universidades estatales habían dejado de usar fondos del estado para realizar viajes a la isla. Por años, los estudios académicos hechos en Cuba por académicos y estudiantes norteamericanos se habían financiado con fondos privados.
Creo que el legislador Rivera sólo está interesado en traer pobreza, estulticia e ignorancia para el sur de la Florida. Nada de lo que hace me entusiasma, despierta mi curiosidad o alienta.
Fotografía: el cubano con más piercing en su rostro, Luis Antonio Agüero, permanece en la entrada de la Catedral de La Habana a la espera de que pasen turistas a fotografiarse con él, el 23 de abril de 2008, un día antes de que Raúl Castro cumpla dos meses como presidente de Cuba (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...