viernes, 11 de abril de 2008

Renuncia nieto de Batista


El magistrado Raoul G. Cantero III, anunció hoy su renuncia al Tribunal Supremo de la Florida, efectivo el 6 de septiembre de 2008.
Cantero, de 47 años, nieto del ex dictador Fulgencio Batista, fue nombrado por el entonces gobernador Jeb Bush al Tribunal Supremo de la Florida en 2002.
''Como un ciudadano cuya familia escapó de un régimen totalitario, he aprendido a apreciar y defender los valores democráticos y la leyes'', escribió Cantero en su solicitud formal para el puesto en aquella ocasión.
En su momento, el nombramiento de Cantero fue saludado por algunos y criticado por otros.
''Cantero es un gran abogado con quien tuve el privilegio de trabajar en el pasado'', señaló el congresista cubanoamericano Lincoln Díaz-Balart ''Tiene la capacidad, la experiencia y el temperamento jurídico para ser un excelente magistrado''.
Pero el ex fiscal Alberto Milián cuestionó el nombramiento mencionando tres motivos esenciales.
''Primeramente, me llama la atención que sea nombrada una persona que no tenga experiencia alguna como juez, cuando hay una gran cantidad de jueces hispanos con una trayectoria destacadísima'', indicó Milián.
''Por otra parte, no puedo culpar a Cantero por su ascendencia familiar, pero me parece un desafortunado simbolismo que el primer hispano promovido al Tribunal Supremo del estado sea el nieto de un dictador sanguinario que destruyó el sistema constitucional de Cuba y abrió las puertas al régimen de Fidel Castro''.
Milián señaló como irónico que Cantero haya sido abogado defensor de Orlando Bosch, un anticastrista acusado de acciones terroristas en los años 80.
''En medio de la batalla contra el terrorismo, es inevitable cuestionarse la designación de un individuo que asumió la defensa de un terrorista convicto como Bosch'', aseveró Milián.
Natural de Madrid, España, los padres de Cantero se establecieron en la Florida en los años 60. Fue el primer hispano que llegó a magistrado del Tribunal Supremo de la Florida.
Fotografía: vista de edificios de La Habana (Stringer/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...