jueves, 17 de abril de 2008

(Re)Unión de escritores


La profesora Uva de Aragón lanzó ayer la idea de que se celebre una reunión entre escritores que viven en Cuba y en el exilio.
En el programa La Noche se Mueve, del periodista Edmundo García, De Aragón hizo la sugerencia a Miguel Barnet, el nuevo presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Barnet acogió positivamente el planteamiento. El programa estuvo dedicado a comentar el recién concluido congreso de la UNEAC.
No creo que pase mucho tiempo sin que se elabore una propuesta más concreta para la realización de un evento de este tipo, pero quienes participen en su organización no tendrán en sus manos una tarea fácil.
Cualquier tipo de reunión al respecto desencadenará de inmediato las opiniones a favor y en contra más disímiles. Los diferentes puntos de vista darán pie a columnas, artículos, declaraciones, cartas de apoyo o rechazo, peticiones, firmas, chistes, intrigas y otras y muy variadas formas del ejercicio democrático entre escritores y artistas. En poco tiempo los comentarios previos a la reunión superarán cualquier expectativa sobre el evento.
Confieso que tengo más dudas que esperanzas sobre la realización de una reunión de esta naturaleza. La profesora De Aragón habló fundamentalmente de la realización de un encuentro para discutir problemas relacionados con la creación, conocerse mejor e intercambiar experiencias.
Aparte del hecho de que los problemas relacionados con la creación mejor los “discute” el escritor frente a su propia computadora, a ambos lados del estrecho de la Florida ya existen eventos anuales que cumplen objetivos de esta naturaleza, y son las ferias del libro de Miami y La Habana. Lo mejor, en este sentido, sería tratar de ampliar el carácter de dichos eventos, para permitir una participación mayor de creadores de las dos orillas.
Como lograr esa participación amplia depende, en primer lugar, de medidas gubernamentales (visas, permisos de viaje, etc.), cualquier propuesta al respecto puede resultar anticipada en estos momentos. Lo mejor sería esperar al próximo año, con un nuevo gobierno en Washington y luego de la entrada en vigor de los esperados cambios en la política migratoria de La Habana.
Sin embargo, la idea de un encuentro entre intelectuales refleja una inquietud más amplia, que creo es compartida por muchos de los cubanos que vivimos fuera de la isla: la necesidad de iniciar un proceso de intercambio generalizado que trascienda la política y la ideología, pero sin excluirlas. Más allá de la política de avestruz del exilio y cualquier demora por parte de La Habana, es necesario avanzar al menos en el conocimiento mutuo. Si una reunión entre escritores cumple ese objetivo, vale la pena intentarlo.
Para oír el programa de La Noche se Mueve, pinche aquí.
Fotografía: participantes en el Festival Internacional de Cine Pobre trasladan una bandera cubana por las calles de Gibara, Cuba, el 14 de abril de 2008 (Sven Creutzmann/Mambo photo/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...