viernes, 4 de abril de 2008

Rivera quiso dejar sin Medicaid a los cubanos


David Rivera, quien está dispuesto a otorgarle fondos a una exhibición de orquídeas mientras se los niega a los planes médicos y educacionales, quiere aplicarle un impuesto especial a las agencias que tramitan viajes a Cuba.
No es la primera vez que Rivera se empeña en esta tarea. En 2004 propuso quitarle algunos beneficios sociales a quienes viajan a Cuba e imponer impuestos a los empresarios floridanos que negocian con la isla. Ya el año anterior había presentado, en el pleno de la Cámara estatal, una propuesta parecida que ''murió'' en el Senado.
Ahora Rivera ha dejado a un lado la parte de la propuesta que intenta reducir los beneficios de los exiliados cubanos, y se concentra en las medidas contra las agencias de viaje, con el objetivo de lograr la aprobación de una propuesta que copatrocina junto con el representante Eduardo ''Eddy'' González, un republicano por Hialeah. Esto, sin embargo, no descarta que una vez logrado su objetivo, no intente de nuevo una reducción de los beneficios de los residentes del sur de la Florida, apoyándose en el hecho simple de que éstos viajen a Cuba.
Al hablar de su propuesta de 2004 a El Nuevo Herald, Rivera expresó: ''Le he agregado dos puntos importantes. Uno trata de quitar los beneficios de Medicaid y sellos de alimentos a las personas que viajen a Cuba; y el otro, crear un impuesto del 10 por ciento a los granjeros que exportan alimentos [a la isla]''.
Al igual que la proyecto de ley de este año, el documento legislativo pretendía ser aplicable a todo el que viaje o haga negocios con países terroristas, según el listado del Departamento de Estado, pero de acuerdo a lo declarado por el legislador republicano, el objetivo eran los cubanos.
Rivera usa el argumento hipócrita de que no intenta prohibir los viajes a la isla, pero con sus intentos de desestimularlos sólo lograría, de tener éxito, encarecer los mismo y hacerlos aún más engorrosos. Así que contamos con un legislador que en vez de contribuir a facilitarle la vida a muchos de sus electores, hacee todo lo posible por ponérsela más difícil.
Fotografía: imagen de la Torre de la Libertad en Miami en 1997, el lugar al que acudieron miles de refugiados cubanos a su llegada a Estados Unidos (Roberto Koltun/El Nuevo Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...