martes, 1 de abril de 2008

Se inicia Congreso de la UNEAC


Intelectuales y artistas cubanos iniciaron hoy su primer congreso en diez años con críticas a algunas políticas, acusaciones a funcionarios culturales de ineptitud e improvisación y la denuncia del desfase entre el proyecto cultural de la revolución y amplios sectores del pueblo, informó la agencia Efe.
Sin la presencia de la prensa internacional, el presidente del comité organizador, el escritor Miguel Barnet, dio lectura al informe del VII congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) que se desarrollará hasta el próximo viernes 4 y a cuyo acto de inauguración asistió el mandatario Raúl Castro.
Según medios locales, el documento señala que ''se ha producido un desfase entre el proyecto cultural de la Revolución y los referentes que establecen para sí mismos amplios sectores del pueblo'', aunque considera ''un logro incuestionable'' las programaciones culturales llevadas a cabo en medio de dificultades.
Además, el informe analiza el trabajo cultural en la década de los años 90 y califica de ''ineptos e improvisados'' a funcionarios del sector, ''desconocedores de los complejos mecanismos del mercado artístico'', a quienes culpa de generar ''una actividad mercantil en zonas periféricas de la compraventa de las artes plásticas y del espectáculo''.
''Degradaron con frecuencia -señala el texto, según los medios locales- los auténticos valores de nuestra cultura y ocasionalmente cayeron en conductas muy cercanas a la corrupción, que en algunos casos tuvieron que ser dilucidadas en los tribunales de justicia''.
Por otra parte, la UNEAC reconoce que en los últimos años ''la esencia democrática de la institución se fue debilitando, desaparecieron el debate y la contribución fecundante de la convergencia de múltiples puntos de vista''.
El informe apunta que a la ''pérdida de identidad'' se añade un ''deterioro progresivo'' del trabajo colectivo y el funcionamiento de los órganos de dirección de la organización.
''Las circunstancias actuales precisan articular la coherencia básica de nuestro proyecto con las especificidades históricas y culturales de cada territorio'', añadió.
Agrega que ''la unidad de todas sus fuerzas ha sido y sigue siendo la estrategia fundamental de la Revolución cubana'', pero reconoce que la unidad ''no equivale a homogeneidad de pensamiento'', sino ''a la concertación de los puntos de vistas diferentes''.
Barnet se refirió a ''las insuficiencias de todas las entidades que tienen que ver con la formación del ciudadano'' y ''a concesiones'' en espacios del turismo, la gastronomía y el comercio, donde se reproducen y difunden ''lo peor de los modelos seudoculturales impuestos por la globalización''.
''Esto es aún mucho más grave cuando se hace desde las instituciones y empresas de la cultura, o se distribuye y amplifica cotidianamente a través de nuestros medios de difusión'', agregó.
El informe valora ''el imponderable de una cultura democrática'', de ''estimular la inteligencia y sensibilidad'' con el fin de animar una conciencia ''crítica y participante'', y de crear mecanismos de auto-defensa frente a lo que cataloga como una ''invasión arrasadora de los instrumentos de banalización''.
Los organizadores del congreso, en el que participan unos 400 intelectuales y artistas, han anunciado que tienen previsto debatir media docena de resoluciones y elegir durante estas jornadas a un nuevo ejecutivo nacional de la institución cultural creada hace 47 años.
Fotografía: el presidente de Cuba, Raúl Castro (i), conversa con su ministro de Cultura, Abel Prieto (d), hoy, 1 de abril de 2008, en La Habana, durante la sesión inaugural del VII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), que llega marcado por las reivindicaciones de sus miembros (Omara García Mederos/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...