jueves, 10 de abril de 2008

Una derrota para Bush


En una derrota para el presidente George W. Bush, la Cámara de Representantes aprobó, en una votación 224-195, la resolución que pospone una votación sobre un tratado de libre comercio con Colombia.
El voto sobre el tratado fue utilizado para una agria confrontación entre la Casa Blanca y los demócratas de la Cámara, donde ambas partes utilizaron el tema del comercio para discutir sobre empleos, seguridad nacional y los problemas de la economía en un año electoral.
La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, demócrata por California, ya ayer había anunciado planes para bloquear la votación sobre elacuerdo, que pudiera bajar las tarifas para ambos países. La medida paraliza el proyecto hasta que Bush esté de acuerdo en dar más ayuda económica a los norteamericanos.
La acción de Pelosi, que hizo caso omiso de regulaciones que la misma Cámara había puesto en vigor desde 1994, se realizo sólo dos días antes de que Bush mandara el proyecto de ley a la Cámara, con el objetivo de que se realizara una votación este año.
Por fin los legisladores demócratas han realizado una acción en beneficio de los trabajadores, los sindicados y las clases más bajas de la sociedad norteamericana. Se sabe que los famosos ''tratados de libre comercio'' no son más que acuerdos que benefician fundamentalmente a las grandes corporaciones.
Ya en la Florida los trabajadores y empleados de varias empresas sintieron años atrás los efectos de uno de estos acuerdos, cuando entre en vigencia el tratado de libre comercio con México. En aquella ocasión, fue un presidente demócrata, Bill Clinton, el impulsor de la medida.
Los efectos negativos del acuerdo con México para los trabajadores fueron entonces paliados por dos factores que ahora no están presentes: una economía con un desarrollo creciente y programas de ayudas para los afectados. El tratado con Colombia, de mucha menor importancia económica, se hubiera firmado en medio de una recesión y los republicanos neoliberales han dado muestras más que suficientes, durante estos últimos ocho años, que el perjudicar a los trabajadores y empleados les preocupa tanto como el calentamiento global y los precios de la gasolina.
Por supuesto que la secretaria de Estado Condoleezza Rice y el secretario del Tesoro Henry M. Paulson Jr, criticaron la medida de Pelosi. Expresaron que ésta perjudicaba los lazos con Colombia, alentaba a las fuerzas antiamericanas en la región y perjudicaba la economía.
Desde el punto de vista electoral, el senador John McCain está a favor de la medida y los senadores demócratas Barack Obama y Hillary Clinton se oponen.
Pelosi y otros demócratas dijeron haberle pedido a la Casa Blanca que no sometiera el tratado con Colombia, que sólo implica una pequeña parte del comercio de Estados Unidos, si antes hacer más por ayudar a los dueños de casas y los desempleados.
El gobierno de Bush, por supuesto, tiene otras prioridades. Ya es hora que los demócratas hagan valer con mayor fuerza que las suyas son muy diferentes a las de están en la Casa Blanca o quieren llegar a ésta para dejarlo todo igual.
Fotografía: helicópteros, uno de ellos transportando al presidente George W. Bush, se dirigen al rancho del mandatario, en Crawford, Texas, donde éste pasará el fin de semana. (Mandel Ngan/AFP/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...