miércoles, 30 de abril de 2008

Unos 26,000 habaneros en viviendas a punto de derrumbarse


En La Habana hay cerca de mil edificios "en estado crítico'', con unas 3,000 viviendas que alojan a cerca de 26,000 personas, y no hay madera suficiente para apuntalarlas y evitar su derrumbe, reveló hoy el diario oficial Juventud Rebelde.
La directora de una oficina del sector, Ivette Pérez Vuelta, explicó al periódico que ''el apuntalamiento es una actividad que siempre reserva casos pendientes, pues el material madera aún es crítico dentro de nuestras posibilidades, y lo existente tenemos que dosificarlo entre lo planificado y los derrumbes diarios, que oscilan entre uno y tres'', señala en un cable la agencia Efe.
''Contamos con un inventario de 984 edificaciones con 7,997 unidades físicas en estado crítico, que alojan a 25,666 personas'', precisó la funcionaria.
Pérez Vuelta pide a los afectados por el estado crítico de sus viviendas que no se desesperen porque ''el Gobierno y las entidades de la Vivienda en la capital trabajan en estrategias de solución al problema habitacional, con la claridad absoluta de que los resultados se irán logrando escalonadamente''.
Las explicaciones se producen a raíz de un caso publicado por Juventud Rebelde, respecto a Marilyn Brito, residente de la Habana Vieja, en el casco antiguo de la ciudad, en cuyo edificio se produjo en diciembre pasado el derrumbe parcial del baño colectivo, que colindaba con su habitación.
En la oficina municipal de vivienda recomendaron el apuntalamiento, pero "más de tres meses después, aún esperaban que este se realizara'', explica el diario en una sección habitual en la que se recogen problemas de la población.
Fotografía: un obrero de la construcción, hace señales para detener el acceso hacia una zona de posible derrumbe, el 5 de Noviembre de 2001, La Habana, Cuba. La Habana Vieja tiene un alto porcentaje de edificios en mal estado (Cristóbal Herrera/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...