viernes, 9 de mayo de 2008

De los cambios cuantitativos a cualitativos


El argumento de la campaña de la senadora Hillary Clinton, de que es ella quien cuenta con el apoyo de los trabajadores estadounidenses, mientras que el senador Barack Obama es un candidato de las élites intelectuales y profesionales de la nación, se hace pedazos frente a las cifras.
Más de 1,500,000 estadounidenses han aportado pequeñas sumas a la campaña de Obama. Decenas de entrevistas con donantes y un análisis financiero de la AP revelan cómo contribuyentes de estratos sociales humildes, que aportan cifras bajas, han llenado las arcas de Obama y lo han encaminado hacia la nominación presidencial demócrata.
En total, la campaña de Obama recaudó una cifra récord de $226 millones, la mayor parte a través de la internet. Su base de donantes es más grande que la que tuvo todo el Partido Demócrata en 2000.
Los donantes no son acaudalados contribuyentes que aportan sumas abultadas. El 90 por ciento da $100 o menos, y el 41 por ciento aporta no más de $25, según la campaña de Obama. Las contribuciones pequeñas representan el 45 por ciento de sus fondos, comparado con el 30 por ciento de Hillary Rodham Clinton y el 23 por ciento del republicano John McCain.
Fotografía: el aspirante a la nominación demócrata, Barack Obama, en la Taquería de Luis, en Woodburn, Oregón, el viernes 9 de mayo de 2008 (Jae C. Hong/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...