viernes, 16 de mayo de 2008

El tercer premio


El 7 de mayo, Yoani Sánchez escribió un comentario en que decía:
''Como si fuera poco, ayer me han dado un nuevo galardón. El que he recibido lleva un titulo de película del sábado: 'la blogger cautiva' y consiste en no dejarme viajar a Madrid para la ceremonia del premio Ortega y Gasset''.
Ahora el viceministro de Comunicaciones de Cuba, Boris Moreno, acaba de otorgarle un ''tercer premio'': catalogarla en el campo contrario de ''la batalla ideológica'', ponerla como ejemplo de enemigo, hablar de ella al referirse a una ''nueva plataforma para agredir a la revolución''.
Nada de ello ha hecho Yoani, que de agresora no tiene nada y de enemiga menos, pero el ''cartelito'' ya se lo colgaron. Va a resultar muy difícil el poder quitárselo.
El continuar aplicando la política de barricada a cualquier actividad independiente responde a la necesidad indispensable de crear enemigos, un factor que ha caracterizado al proceso revolucionario cubano desde su nacimiento.
Sin embargo, ya es hora de que el mismo gobierno comprendiera la necesidad de superar esa etapa. Nada hay que indique lo contrario, y en la Plaza de la Revolución parece existir un gran temor a enfrentar cualquier situación no con el arma de la confrontación, sino con la herramienta del consentimiento.
Nada mejor para cumplir el empeño de fabricarse un enemigo, que hacer lo posible para desvirtuar la labor fresca y autónoma de la autora de Generación Y. Con tesón y constancia La Habana se aplica a la tarea, e incluso comienzan a sumarse sus aliados de siempre en el otro extremo.
Sánchez ha logrado caminar por la delgada línea de la expresión de sus dudas y problemas, que son los de la mayoría de los cubanos, sin caer en el discurso político y ni siquiera en una disidencia tradicional. Loha hecho con una inteligencia admirable y a salvo de tentaciones.
A partir de ahora le va a resultar mucho más difícil. Porque va a tener en contra a muchos enemigos e incluso a unos pocos aliados. Sólo cabe confiar en ella. Y esperar que no sigan las ''distinciones''.
Fotografía: la bloguera Yoani Sánchez, autora del blog Generación Y, en La Habana Vieja, el 6 de mayo de 2008. Sánchez, de 32 años y ganadora en la categoría de Periodismo Digital del premio Ortega y Gasset del diario El País de España, no pudo recibir personalmente el premio en Madrid, dado que las autoridades cubanas no le dieron el permiso de salida para poder viajar (Alejandro Ernesto/EFE)

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...